Inicio DISCOS LA CIFRA NEGRA «PALACIO DE SOMBRAS» THE FISH FACTORY

LA CIFRA NEGRA «PALACIO DE SOMBRAS» THE FISH FACTORY

594
0

ROck, que gran palabra, cuánto guarda, que sentido nos dá cuando recibimos su energía, su rollo, su chulería. Todo eso y más, lo guarda un trabajo como es Palacio De Sombras de la buena gente de La Cifra Negra.

Mucho reivindicamos el hard rock americano, o escandinavo, pero lo cierto es que los sonidos crujientes y eléctricos, llenos de vida y cierto tono chulo, no están de moda, ni aqui ni en los Estates…. pero eso les da un aura de misticismos, de jerarquía musical que da una visión a quien, pobrecito, elonga su visión musical en meras modas pasajeras, y nosotros como el buen vino, o como los buenos licores mecidos por los años, lo miramos con lastimilla…. ¡hay, alma de cántaro! que poco sabes.

Ese es el impulso y la sensación que transmiten la cifra negra, un grupo al que conocemos desde hace algún tiempo, y que se han sacado de la manga un descaso como es este Palacio De Sombras donde del buen rock, con esa esencia particular que le damos en la piel de toro, al hard rock eléctrico mas emblemático coge vuelo y gana enteros con una buena construcción y un perfilado y afilado sonido melódico que este trabajo guarda.

Sin duda estamos delante de un trabajo muy bien construido, con unas ideas muy claras que tiene todo, absolutamente el sabor que un disco de buen Rock tiene que tener. Ya desde el principio tenemos un trabajo en el libreto y la portad que tiene un cierto aura, una maquetación y trabajo de fotografía muy calculados y bien trabajados, aunque la portada tienda a reflejar una introspección y una nota doliente que no se traduce en los cortes del disco.

Luego los cortes son variados y heterogéneos pero bajo el sello del grupo que le da su propia impronta. Cabe destacar el trabajo lírica de todo el álbum, muy notable, pero también la buena linea melódica y compositiva del trabajo, que sabe a clásico, pero también a la virtualización del sonido del rock en los años presentes. Hay muy buena técnica y el trabajo muestra a unos músicos capaces, sobrados y con no poca épica sonora.

Entramos en calor con Jericó, una entrada melódica que no te da idea de lo que te viene en u entrada hasta que la base rítmica abre la melodía a un zetgeist sonoro y tribal que nos imbuye en un hard rock profundo y mesurado con ciertos tientes orientales y épicos. Un puto temazo para abrir la caja de Pandora ya con los galones de un grupo que sabe donde va y que es lo que quiere.

Seguimos con En Linea Recta un corte mas fresco en su composición pero no menos crujiente en su sonido, con un cargado tono sonoro y un estribillo muy marcado y crujiente, puro metal, saliendo del Hard Rock, sin hacer prisioneros.

Seguimos con «Palacio De Sombras»: tono alegre y trotón muy conseguido y composición labrada y de profundo tino que nos acerca a un grupo soberbio que tiene el tono perfecto para sacarse de la manga un corte que en su melodía podría pertenecer perfectamente a unos Arkania, luego les sale la vena canalla y se les vuela el tupé cuando cargan los Marshalls y le dan caña a la melodía rompe cuellos que tiene el corte.

Tenemos mucho mas en el disco, como es La Doctrina de Tiempo un corte que tiene un cierto sesgo a Opera Metal, con ese tono grandilocuente, que luego pierde cuando el grupo se invita a darlo todo de si al meter la parte mas afilada de la guitarra como una bomba de relojería.

Volvemos al hard rock, crujiente y luminoso, con un cierto tono al sonido que inmortalizaron la gente de Sangre Azul. «Sigue Tu Instinto» es pura sensación de esos temas que se te enganchan a tu cerebelo y te transporta a una tasca en sonora donde te vienes arriba a bases de chupitos de tequila y cervezas suaves. Esto es Rock’N’Roll.

La vena heterogénea del sonido del disco lo encontramos en la pirata y picara «No Vamos Bien» donde el grupo se desmelena en un corte con ese deje country rockcanrrolero de alto voltaje con una de las bases rítmicas mas contundentes yb un sonido acústico de segunda linea que sabe muy bien. Si le metieran un poco de folk seria un corte que desearían tener los Mago ahora en su momentos mas bajos.

Y reivindicando el rock canalla ochentero español, ese rock que hizo historia y nos llevo de calle a una generación tenemos este temazo como es «Suscribete Al Canal» que curiosamente no le veo en la base lírica algo mas alejado del sonido del corte. Así con eso, tanto la inquina de la letra contra las redes, y ese rock semi sleazy da con un corte genial.

Parafraseando el propio nombre del grupo, «La Cifra negra» es un tema que sabe a los Angeles y a una época del hard rock, esa época dorada donde ser motor, metalero y llevar chupa de cuero y una buena melena era ley. Luego el corte, en sí esta en sintonía con el alma del trabajo, y lo cierto es que tiene mucho enganche.

Seguimos con «Sindrome De Estocolmo«. Dentro del hard rock inflamable del disco este sin duda puede ser el tema mas escorado a un estilo Skid Row, emulando a los americanos, y lo cierto es que su oída tiene muchísimo sabor y rollo headbanger.

Llegamos a «La Cuerda» un tema rasgado donde la impronta sonora lírica tiene casi todo el protagonismo, aunque el anfiteatro que articula el grupo hace muy bien de telón al que ofrecerse en la obra teatral trágica y orquestada que infiere la sonoridad del tema.

Cerramos el disco con «Kanaán (Dani Drum Impro)» un tema progresivo y muy técnico donde el grupo da rienda suelta a su perfil técnico virtuoso, y lo cierto es que suena muy bien.

No hay que mirar fuera para saborear el buen Hard Rock.

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here