Inicio CRÓNICAS DE UN CONCIERTO ANUNCIADO I SOUTHERN METAL FEST

I SOUTHERN METAL FEST

300
0

No deja de asombrarme que en la puta piel de toro, tengamos ramificaciones de todo tipo de metal, y que en general el nivel sea casi siempre bastante alto…
Y eso es precisamente lo que puede apreciar en esta edicion del primer southern metal fest, evento realizado con nocturnidad y alevosia en la sala/pub/antro Gruta 77, esta noche haciendo honor a su nombre.

Con los horarios establecidos en modo y tiempo, y salvo pequeño contratiempo en la entrada accedemos al gruta para comenzar este festival donde haremos grande la irreverencia, el consumo desaforado de alcohol para alcanzar el confort sureño, y sobretodo tendremos una buena noche de metal, con Khayman, Underground Kombustible, Grapeshot y los incombustibles Hells fire, la verdad es que la noche prometia sin duda.
Arrancamos en penumbra con los chicos de Khayman, la criminal redneck orchesta, grupo de rancio abolengo dentro de estos estilos, pero al que compruebo ha tenido algun movimiento en sus filas, reconociendo al instante al miembro  de Modern Man Disease, Luismy Cuevas a las voces de Khayman, como no puede ser de otro modo, usando la caverna que este chico tiene incrustada en el esofago para romper el inicio del bolo con unos guturales bastante incisos…
No puedo tirarme el pisto de decir si con los cambios de formación de Khayman han variado mucho o poco su estilo, pues mi memoria llega a lo justo, y solo recuerdo haberlos visto en la desaparecida Ritmo y compás, pero ese deje Pantera a lo Suicide note part I Y II impregna el repertorio del grupo, y por falta de energía no es desde luego, porque a pesar de empezar, lo dieron todo desde el principio y en el reducido escenario del Gruta se dejaron las pelotas, haciendo que el publico, bastante numeroso desde el principio participase con ellos.

En el aspecto negativo… las luces de la sala, inexistentes desde el principio, cabía pensar que con los primeros en salir las luces serian pocas y luego se irían alternando… pero basicamente vimos, por decir algo, a Khayman en penumbra y esto practicamente se extendió al resto del festival. Ahora, eso si el sonido como meter una bomba nuclear dentro de la termomix… brutal, y sin saturaciones. Bien. Para aquellos que los siguen, no podían faltar de su repertorio temas como “Hurt my pride” “Mississipi vodoo”, “Broken” o “The calling”
Los segundos en salir, fueron para mi la gran sorpresa de la noche, y para mi un grupo al que seguir de ahora en adelante. Sitos en las canarias, tienen un punto, por supuesto, southern redneck, pero al que se le suma una pizca de los siniestro total mas corrosivos, un poco de Koma, y se le añade un toque de suciedad, crudeza, metal y un carácter incontestatable… te acercaras al sonido que los Underground Kombustible te arrean en la cara.

Cantados en castellano y con una cierta retranca isleña, su frontmant Antonio Martel es todo una figura en el escenario, y consigue empatizar con el público de manera rápida, con guiños arengas y mala baba, y los temas crudos y rockeros enseguida, sin haberlos escuchado de antemano se te pegan como una lapa. Y no es para menos, pues un tema como “Saca tu machete” (un tanto cambiado sin la armónica) es el preámbulo de los circle pits que veríamos durante toda la noche y que acompañarían con descaro con “Vendetta” “Cuaderno de bitacora” adelanto de su próximo disco, “Rudo”o la fantástica “Churupo del diablo” empírica y blasfema, divertida a rabiar… ojo al dueto con Kearney Redneck de los Hells Fire en “Manduca” que os dejamos en el video, la polla!
Punto negativo… que se me hizo jodidamente corto.
Turno para Grapeshot, entramos en materia sureña para un grupo que es puro directo, pura esencia escenica para un grupo que salpica metal y complicidad.

Grapeshot son distintos, únicos en su sonido, basicamente como coger a un granjero de Tenesee a repartir hostias con una barra de acero al que se le pille por delante: contundentes y salvajes, su música es perfecta para el headbanging, para la rotura de cuellos. Si de algo destaca Grapeshot, mención aparte de la presencia escenica de su cantante y el saber amenizar los interludios de las canciones, es el buen trabajo que el grupo efectúa en la parte técnica… aquí se ve el trabajo de estudio, y el grupo es un compacto muro sonico, y suenan realmente como un cañon… ademas si adoctrinas al público a base de chupitos de Southern Confort, no puede salir nada mal.
La verdad es que me gustaron mucho los temas como “Sons of betrayal”o “Calumet” o “Riots” aunque me falto “Inside” con ese toque a lo Sistem of a down… pero el grupo se lo curro a muerte desde el principio y sonaron compactos y directos. Muy buen sabor de boca… aunque no llegase a los chupitos y casi muera empalado por una baqueta… cosas del directo…

Y finalizamos la noche con Hells fire… y aquí poco puedo decir, porque para mi, sin duda, están dentro de mis grupos de cabecera, divertidos, irreverentes, caústicos, y con un punch que ya quisieran muchos grupos de esos que se hacen llamar grandes, hay poca gente que llene un escenario como lo hace este grupo y A.M.M.O. es un disco a la altura de los clásicos del genero internacional. Joder, solo hay que escuchar un tema como “Cletus” para volverse loco a dar saltos y dejarse llevar por la armonía que surge… y con temas que son un puto imán como “Far away from the sun” aclamada por la peña circundante, o “Stone cold grave” estaba claro que los Hells iban a por todas!
Ademas tuvimos dos regalos, la impresionante versión del Neon Knights de los Black Sabbath, y un adelanto de lo que será el nuevo disco, aunque no pude sacar muchas conclusiones, desde luego es puro Hells Fire.
… y como todos los relatos, puedes creerme, o no creerme… pero las fotos no dan lugar a dudas de como se lo paso la gente en el bolo…. allá tu si te lo perdiste lechón!

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.762118900550254.1073742035.248067285288754&type=1

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here