Inicio CRITICAS ZOMBIES WILD ROAD ROLLERS “IMPERIAL STOUT MOTOR OIL” THE FISH FACTORY

WILD ROAD ROLLERS “IMPERIAL STOUT MOTOR OIL” THE FISH FACTORY

524
0

De nuevo, y como otros muchos años, me dejo en el tintero a los últimos discos de este pasado año, e intentare sacar en firme estos trabajos para que puedan ser degustaos por el público.

En este caso en concreto, para un plus, este es un disco que me ha gustado mucho. Y os diré el porqué.

Siempre suelo pedir en los discos que me llegan que tengan carácter, que innoven, que suenen crudos, directos, y particulares. Y en parte este disco lo tiene todo. Wild Road Rollers son un trio de Barcelona que tiene algo muy claro, y es que todo, absolutamente en su sonido es actitud. Una actitud que bebe del rock mas crudo, mas rebelde, mas macarra, mas sureño en algunos aspectos y todo, absolutamente en su atmósfera suena salvaje… y eso en ocasiones es lo único que realmente necesito para engancharme a un grupo y su aura motera, recogido en su titulo “Imperial Stout Motor Oil”.

Sí, porque el disco suena como su imagen, son 10 cortes que suenan al sur de los Estados Unidos, pero también a Harleys, a Whiskie, a diversión y libertad, gracias a una base lirica, una voz tan peculiar como fascinante, la que engloba cada corte, la voz de Lou Angelson, a la par guitarrista de este proyecto. Así con eso, el compás rockero que tiene el vuelo rasante por el infierno no podría dar sus frutos sin una base rítmica al nivel requerido, y el grupo mima estos aspectos de la mano de Albert Boni a la batería y Rick Dickman al bajo, contrastando un sonido propio que en algunos aspectos me recuerda a mis queridos, y tristemente extintos Hell Fire.

ya el primer corte ya es toda una declaración de intenciones con “I Should Be In Hell” un corte salvaje donde como ya digo, la voz es el pilar insustituible del corte, y que por su contundencia y sonido rasposo me recuerda por momentos a los W.A.S.P. mas salvajes… esto promete y solo estanos empezando. Seguimos con “Fire Thunderbomb”: brutal la base rítmica, muy notable, y un sonido lírico profundamente cavernoso pero legible que no duda en tener ese deje Southern magnético y festivo….

No puede haber un trabajo de esta Indole sin un tema como “Road Bastards”. Sentimos la carretera, nuestra “jaca” entre las piernas, y el sonido macarra y arenoso de este tema que levanta la piel según se va raspando al asfalto para invocar a Satanás mientras vamos al horizonte… ¡¡la polla!! esto es puro rock & Roll pesado, cadencia y malvado.

“Hangover Day” tiene el deber de ser la balada del disco, una balada sureña, acústica y puramente estadounidense, en donde el grupo se abre a melodías menos cargadas y da a conocer ese bis que une nuestro son con los sonidos del tipo Lynyrd Skynyrd. Mola y le da un aura heterogénea al disco.

Seguimos con la flipante “Green Illusions” que se arranca con una melodía de bajo fantástica para incidir en un corte salvaje y crudo, con la presencia vocal mas presente que nunca. Un corte adictivo y magnético.

“Desert Chaos” entra como un tema mas escorado hacia el heavy metal, de estribillo afilado y épico, cadente en su desarrollo incluso algo marcial, que de nuevo da en la clase para ser un corte adictivo y fresco. otro giro en el disco, que sin salirse de los matices necesarios y del ello propio del grupo, firma un tema que da aire al disco.

Volvemos al sonido sureño, al sentido del calor y el aura polvorienta con la atmosférica “Rocker God” muy conseguida en un sonido de guitarra sin distorsión, y un bajo volante que te angancha. Luego el tema se electriza y coge hondura con cambios en los tempos. Muy lograda, por su aura bien podría estar en la banda sonora de una película como “Vampiros” de John Carpenter y james Woods haciendo de cazavampiros curtido a base de hostias por el sur de los USA.

“Restless” es ese tema entre fiestero y macarra que necesita cualquier disco para hacer que la gente se mueva en el directo y le de ese subidón de tequila y empiece lo salvaje… estribillo circular y repetitivo, marcado y cachondo para darle a la lírica ese deje que incita a corear de forma compulsiva.

Seguimos con un tema cadente en el tempo y con la base lirica marcando la diferencia en “No Brother Left Behind”. Quizás sea uno de los cortes que menos me atraiga del disco, aunque he de reconocer que es uno de los que tiene la lírica mas adherente. Quizás sea por el tempo tan marcado en la cadencia para darle ese sabor sureño.

Cerramos el trabajo con fuegos artificiales, a toda maquina y echando chispas con “Before I Count To Three”: Aqui el grupo se lanza a por todas y busca un corte maniaco y directo a la yugular del oyente que ya debe haberse dejado las cervicales haciendo Headbanging salvaje.

Si este es su disco de debut, no me quiero perder en absoluto lo que vendrá en el futuro: esto es la actitud que hace falta, lo demás son gilipolleces.

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here