Inicio CRITICAS ZOMBIES LEIZE «LEIZE» MALDITO RECORDS

LEIZE «LEIZE» MALDITO RECORDS

585
0

Como el buen vino, Leize es uno de esos grupos referentes que jamas defraudan. Y ya es difícil mantener el listón tan netamente alto sin recurrir a autoreferenciarse, a plagiarse y a sacar de nuevo el mismo álbum una y otra vez. No, Leize, poseedores del que para mí siempre será el sonido realmente urbano de la música, guardan su identidad intacta y vuelven a sacar ideas y canciones. que es de lo que se trata. Y con nivélazo ya que en cada disco se van superando y prueban en este disco de titulo homónimo.

Quizás, y solo quizás, me parezca a mi que estamos delante de uno de los trabajos de los Guipuzcuanos mas complejo técnicamente, mas elaborado en las melodías de guitarra, y donde mas se acercan al Heavy Metal sin matices, sin bordear el hard rock o el rock a secas.

Un trabajo que no tiene realmente himnos, si no cortes que hay que evaluar uno por uno, tanto en su base lírica, Felix esta sobresaliente en su papel vocal, y su constante y referente linea compositiva y armónica, todo un acierto dada su complejidad, dada los detalles de cada corte y su magnetismo. Pero nada de esto seria así sin un corto compositivo y técnico que lleve los temas a la luna, y así de nuevo lo hacen. Vamos al tema.

Como de costumbre, hay rabia, mucha, pero en este disco, dado el perfil afilado de los temas, y ese deje endurecido, se nota mucho más. Si a todo eso le añadimos un cuidado toque de producción y masterización que sacan un sonido muy logrado, dan con otro de los grandes discos de Leize.

Entramos en calor con «Un Paso Más» que se abre hueco con una entrada melódica iridiscente, para fluir en un corte marca de la casa un tema que tiene todo el sello, toda la lírica Leize, lo cual ya es algo firme y merece la pena dejarse mecer por el juego melódico del tema. Indicar que aún aqui no tenemos las filigranas que el grupo firma más adelante, pero la potencia, la ductilidad del tema, la buena forma de la voz de Felix, su adictividad, es un buen paso para entrar en el disco.

Alzamos el telón eléctrico y nos abrimos a unos Leize netamente brutales con «La piedra». Base rítmica marcada e intensa y la lírica de Felix mimada por una base de guitarra que es oro puro. Pero amen de ser un corte brutal, de nuevo el sello del grupo impera en todo el sabor del corte, con esa letra tan cuidada e intensa. Esto es el sabor de las calles, de lo realmente urbano y no esa música que quiere quitarnos el cetro que Leize tiene a bien. Cierto es que en breves retazos puedo recrearme y sentir a los Barricada primigenios, lo que le da aún más sabor y valor al tema.

Y seguimos con los patios y la cortina de alto voltaje, con «Ya Lo Sé». Aquí tenemos un espectacular tema en el que Felix se adhiere como pilar fundamental del corte, pero donde destaca el espectacular diseño sonoro de la la base de guitarra. Madre mía que puto nivelazo y que gran nivel presentan, y aún estamos empezando.

La fiesta se continua desarrollando con «Nada Me Quita La Sed» corte que vuelve a referenciarse al «Buscando Mirando». Este tema es un corte que siempre será bien recibido por los entusiastas del grupo, y lo cierto es que funciona y sabe muy bien, pero dentro del disco se queda un punto huérfano con el contraste profundo y técnico de otros cortes.

Y seguimos con la chicha, dando estopa y fuego, con «Imparable». Rabia, sonoridad y Leize por encima de todo, este es un tema para salir a las calles y celebrar la vida, enseñar los dientes y sentir que una vez fuimos hijos de la Sala Canciller gracias a la prosa del texto, pura miel, pura vida. Y de nuevo, brutal esas guitarras afiladas y melódicas, pura adictividad y comunión con el oyente.

Venga, que arda la noche, que salga el pueblo del rock, y que entonemos mientras elevamos los cuernos al aire este «No Sé Qué Pasó». Una vez que pruebas a los Leize, ya no hay marcha atrás y te sientes arropado por la melodía del grupo y esas letras.

Y en cuanto a técnica y visión de sello profunda y personal tenemos este puto cañonazo que se llama «No Podrán», y que es puro corte headbanger, de nuevo caña, leña, estribillo acelerado, base rítmica contundente, y de nuevo, Leize en mayusculas. Brutalerrimo, uno de sus mejores temas de toda la historia.

Y después de ponerme el oxigeno para coger fuerza y seguir con el disco entramos en «Alambre Fino». Y si esperabas que bajaran el pistón, lo hacen, pero levemente. Incidimos en la parte intrínseca de lo que les hizo grande al grupo y la marca del tema te lleva evocar ese deje ochentero en la letra, pero de nuevo aquí aprecio a un grupo con ganas de bronca, labrado cabreado e intenso. Y me encanta la mala leche que sacan.

Sin embargo, para no firmar un álbum monolítico tenemos un corte mas introspectivo, mas intimo como es «Déjate Llevar». Leize tiene clase, y sabe ser elegante sin dejar ese deje de la calle, del golfo romántico que todos los heavys llevamos dentro, y aquí esta demostrando de nuevo el grupo, que enmarca esto también bien son grandes. Pasión, magnetismo, grandeza, otra muesca en nuestras culatas y en nuestros corazones rockeros.

Y cerramos sin errar nuestro compromiso, nuestra devoción rockera firmando en la salida con «Para Siempre», mas Leize, pero con sabor especiado.

Qué queréis que os diga, cada vez más fan de Leize, cada vez más Leize por mis venas, y cada vez mas convencido del trato mefistofélico que el grupo a fe mía han firmado para sacarse estos trabajos de la manga transcurrido el tiempo y en el que cada disco se van superando.

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here