Inicio REPORTAJES IMPARCIALIDAD VERSUS CRíTICAS, O COMO ME EQUIVOQUÉ AQUEL DIA AL DEJAR DE...

IMPARCIALIDAD VERSUS CRíTICAS, O COMO ME EQUIVOQUÉ AQUEL DIA AL DEJAR DE FUMAR…

1101
0

Yo no quería, os lo prometo, hacer de crítico musical, pero la vida en ocasiones es… ¿como decirlo?, inescrutable.

Siempre he sido heavy desde que tengo uso de razón, siempre me ha gustado esta filosofía de vida, esta forma de entender un estilo de música tan variado e interesante, y como buen fan siempre he ido a los conciertos en vivo. Es por esto en un ¿alarde? de inconsciencia me lié la manta a la cabeza y cree, desde el máximo respeto y a sabiendas de mis limitaciones, una pagina web para apoyar la trastienda de este mundillo, y a aquellos grupos emergentes, sin hacerles asco a los grandes, pero en especial a los pequeños grupos.

Y esta claro que soy fan y tengo mi opinión, y a raíz de eso mismo, los grupos me mandan, desde entonces, sus trabajos para que yo les de mi opinión al respecto.

¿Pero realmente soy alguien a tener en cuenta en ese aspecto?

Bueno, eso según se mire. El tener una opinión no me da la razón en nada, es solo una opinión, pero en los estudios de mercadotecnia no llaman precisamente a los profesionales, si no al consumidor final para saber si el producto gusta o no. No hablo, aún, de periodismo musical, concepto que desarrollare a continuación, solo de saber si me excita mas un disco que otro. Luego esta el porqué, dichoso porqué…

Por que decir que un disco me gusta es fácil, decir el porqué me gusta es un poco mas complicado, y ya entrar en describir algo tan abstracto como es la música sin entrar en cursiladas o en el típico tópico viene a ser como describir un color, aparentemente sencillo e imposible en la practica.

To see more of my work, or hire me for freelance projects, please visit my website: www.flylanddesigns.com

Pero no soy persona que se arredre ante los retos, de facto me van mas que un tonto a un lapicero, y me metí en el reto, teniendo en cuenta que lo mas cerca que he estado de la música teórica fue en sexto de EGB con las clases de flauta de las que al final desistí hasta el punto de no aparecer nada mas que por presentarme en septiembre para que me aprobaran por lástima…

Y ante esta tesitura uno se pregunta, ¿habría sido mejor ser crítico musical siendo músico?? permítanme que discrepe ante esto. Yo me muevo en el ámbito de la automoción y sin tirarme flores, creo poseer cierto nivel técnico. ¿Me entenderías si te explico lo que es la alzada de una leva, lo que es la ley de ohm o que tu coche (como todos) tiene cruce de válvulas y no es una avería? En la música es parecido; el músico se fija en detalles que para la mayoría de los mortales, son simples palabrotas y no suele ir al corazón de un disco, a su esencia y su percepción, el qué transmite. Si esta afinado en Re o en Fa, si se le da mejor el tapping o son capaces de hacer un final arpegiado es algo que yo, y como muchos, no entendemos. Pero escuchar un tema como “Orion” y se te pongan las venas de la poXXa como el brazo de un loco y la piel de gallina, habla mas de lo que transmite la música, que de la técnica que tiene detrás. De esto saben un poco los Ramones que facturaron discos que pasaran a la posteridad sabiendo tocar simplemente tres acordes.

En efecto, llevas razón, tampoco es plan de no saber ni tan siquiera lo que es un mástil, sin tener que referirte a Rocco Sifredi, no es eso, pero no debemos entrar en excesivos tecnicismos. La música es bella por ser abstracta y tocar fibras dentro de ti, que ni siquiera sabes que están. Decir esto es difícil, máxime aún cuando en ocasiones te llega un disco que suena exactamente igual que los AC/DC igual que los platero, igual que “X”.

Es aquí donde la situación se torna conflictiva…¿como coño le digo a una persona que se ha dejado sus ahorros, que se ha dejado su ilusión y que ha conseguido su sueño, plasmando una versión de algo ya conocido…? con la iglesia hemos topado.

Y para rizar el rizo, siempre suele haber el clásico músico emparentado en la octava alineación planetaria y primo hermano del ancestro común del homo antecesor que resulta tiene los mismos genes que Vivaldi…dioses del Valhalla, ya la hemos jodido con el ego…

Uno siempre intenta ser políticamente correcto y definir en palabras de doble lectura que en ocasiones el estilo concreto ralla el plagio o la copia y que en este mundo ser original es bien jodido, pero hay que intentarlo… solo que a veces no te sale, se lo dices y el músico te borra de su mundo y de sus contactos, poniendo tu foto al lado de la de Bin Laden y de paso regalándote el oido con una ristra de insultos, algunos comarcales que ni siquiera sabias que existía al osar decir que su disco es tirando a regulero.. Bueno, no estoy en esto para hacer amigos… pero tampoco quiero enemigos.

También esta el típico crítico true (o pagina web de política dura) que dice a los cuatro vientos que es el mas true de los críticos, el mas malote y se come tachuelas para desayunar mientras fagocita a su vez cuantas críticas caen en su haber… ¿en serio? No creo que para que te tomen en serio tengas que ser el malo de la película, y siempre he creído que los mayores cretinos del mundo son los que le dicen a todos “siempre digo la verdad (su verdad) a todos, le duela lo que duela”. A ver, esto es una opinión, simplemente, no somos dioses ni poseedores de la verdad absoluta, ni guardo en el armario, (junto al cadaver momificado de Jim Morrison como báculo del rock) la espada de Salomon para discernir el bien ni del mal… a veces hay que tener mano izquierda y asertividad para ser miembro del club selecto de los críticos musicales.

Por eso siempre intento no puntuar las críticas. Es absurdo (bajo mi opinión)darles una puntuación del uno al diez, como si esto fuese la escala de Richter (grupo, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, al que recomiendo desde aquí). ¿Bajo que criterios nos basamos en estas mediciones? ¿Que evaluamos dentro del contexto de un trabajo?¿Potencia, sonido, calidad, originalidad, gusto, textura armónica, frescura, iniciativa, rigor histórico, portada genial, poder de influencia?… son muchos flancos.

Son tantos matices que yo no me atrevo a entrar en solo uno, he intento centrarme en la equidad, en equilibrio neutro que todo periodista debe tener sin que se le vea el plumero del amiguísmo o del odio soterrado, y sea capaz de describir, lo mas fehacientemente posible, una obra musical abstracta, sin intentar influir en el lector, pero siendo lo mas honesto ( y humilde)posible desde mi púlpito, dando una opinión equilibrada de un fan, que lo es desde hace la tira de años.

A si que si algún día te he dado una critica, o has leído una crítica con la que no estas de acuerdo por nuestra web y te ha sentado mal, te aconsejo un poco de Nervocalm, estudios místicos acompañados de infusiones de laxantes como diría Mafalda, y un sorbito de buen rollo, que no es para tanto, que siempre las hacemos con todo el cariño y el respeto hacia todos vosotros. Y si no te gusta mi opinión, no te preocupes, tengo mas.

 

Feliz 2017, pa´tos …

Josean Zombie, para zombie war management.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here