Inicio REPORTAJES EL CALOR….

EL CALOR….

173
0
Rock hand sign with lightning bolts, hot music Rock and Roll gesture, Hard Rock festival concert or club, vector label emblem or logo, musical instruments shop or recording studio.

Hacia tiempo que las musas me habían dado de lado, que el lienzo en blanco de la página del procesador de textos no me hacia sacar la verborrea inteligente que presupone a un instigador, a un proselitista, a un divulgador del rock que se supone que soy, y ejemplifica perfectamente la figura de Oscar Sancho un adalid de este trabajo, pero hoy, hoy sí, hoy os voy a hablar desde el púlpito.

Quizás sea por el calor interno que me evoca la Voll Damm, perdón, la segunda Voll Damm que me estoy trasegando después de una jornada de trabajo extenuante y netamente deprimente, pero en ocasiones veo destellos de luz, no en la puerta de Tanhaussen, ya me gustaría a mi, sino en la escena del rock patria, y mira que no me gusta este termino ya que repudio banderas y nacionalismos como mi pilar en la vida, el señor Evaristo Páramos.

No hace tanto en las leguas del tiempo acontecidas que he visto en estos ojo cansados que el rock no tiene relevo, que nos cortamos las melenas, que nos hacemos vacuos e inermes, irrelevantes para el mundo musical.

Pero cada vez que abro el correo, ese puto correo electrónico me veo desbordado de novedades, desde Europa, ese apéndice que orbita al rededor de la piel de toro, y de este epicentro neurálgico de trabajo donde el talento abstracto de miles, digo bien, miles de almas que se identifican con este genero, me piden espacio en un medio insignificante como es el que comando, piloto, o llevo como en los confines de la odisea de Homero con los cantos de sirenas.

No hay espacio para leyendas que no hacen mérito para dejar su púlpito etéreo e incorrupto, las religiones hacia los grupos languidecen, pero el talento, esa sabia jugosa y canalla rebosa… si, rebosa como un quinceañero con una revista del Lib (perdónenme ese apéndice machista pero muy certero de una época en la que muchos estuvimos y crecimos).

Hay relevo, las novedades se acumulan, tengo tanta música en la despensa que me seria imposible en una vida poder darle salida, y a fe mía sé que en algún momento llegara el próximo Back In Black, el próximo Master Of Puppets, el próximo Mob Rules, todo ello en castellano, o en cirílico, tanto da, el talento y el estilo esta ahí, y esta música se resiste a morir, por que, pocos, atomizados, irreverentes y enfrentados, orgullosos y con cierta inquina, pero el rock en España sigue muy, muy vigente, aunque nadie nos haga caso. Hay calor, el horno mefistofélico hace su función y cada día surge un arte nuevo, un nuevo repaso a las miles de combinaciones matemáticas que se transcriben en sentimiento, en carne de gallina, en ese estilo que te hace diferente como persona como ser humano, que al fin y al cabo te hacen mejor, mucho mejor que la mayoría de la humanidad que mira de espaldas a la música.

Solo soy una voz en el desierto de Sonora, en las lides de los Monegros, invoco al Dios Bourdain y Bukowsky, pero tengo claro quien soy, y sé que no soy el único. No tengo el pelo largo, no llevo tachas todos los días, no me cubro de parches, pero me siento acompañado de una virtud abstracta de talento que me hace llegar cada semana, cada día, y no soy capaz de poner negro sobre blanco por que me siento sobrepasado. Pero es talento, ergo hay gente, ergo hay ¡ROCK!

No sé si te lo he dicho, pero aquí agito un solo pendón, y aunque ninguneado, dejado de lado, apestado, por medios, publico, promotoras y tú mismo, sigo siendo un adalid de esta música, y del talento inmenso que hay detrás. Y me siento realmente un privilegiado.

¡¿te unes a nuestra revolución!?

😉

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here