Inicio CRITICAS ZOMBIES MESSURA «FRAGIL»

MESSURA «FRAGIL»

1493
0

Messura esta de nuevo electrizando el éter como el ozono en las mañanas de tormenta, abarcando un camino que de prevé difícil, pero con los garantes de un álbum como es este «Frágil» del que vamos a dar cuenta.

De nuevo entramos en cauces de rock alternativo, Indie para mas señas, aunque yo es una etiquete que particularmente detesto. Sonidos foráneos en letras con texto vehicular a la lengua de cervantes, de nuevo el grupo ha querido seguir el camino del anterior álbum y este álbum no se distancia mucho de esos temas que acaecieron en «Animal» su anterior lanzamiento, (¿4 años ya?) y eso son buenas noticias, ya que el que l grupo prosiga trabajando en una estructura estética y de sonido afín a lo que ya iba bien, solo pueden ser buenas noticias.

En este álbum nos encontramos, como no puede ser de otra forma de sonidos eléctricos, crujiente y con un punto de distorsión pero con esa especial línea sonora introspectiva y de sensibilidad inherente, de nuevo el componente entre bambalinas del grupo vuelve a ser la prosa que destilan los cortes, intensos y reivindicativos, pero lo suficientemente mercuriales como para poder sacar un prisma adyacente al significado concreto.

10 cortes que comienzan con «Iguales» un corte que entra con potencia y un buen equilibrio entre la zona lirica, y la potencia de las guitarras. El corte tiene un toque Indie, por supuesto, pero tampoco dista mucho en algunos detalles a los eternos Queen Of The Stone Age. Lo cierto es que el «punch» del grupo es sacar en un corte que es adictivo y con no poca carga sonora. El sonido, sin buscar ser limpio, tiene una atmosfera propia y contiene un single absoluto, como ellos ya saben.

El disco sigue con «Neo» otro single del grupo (el cuarto single) en el que nos invitan a «pintarnos la cara para la guerra». Intensa línea rítmica, destacando la melodía del bajo, de nuevo, el corte es crujiente y eléctrico y cierto «delay» con una letra de múltiples acepciones, pero con un claro mensaje que el grupo ha querido canalizar en un alma afilada e intensa como un buen escalpelo.

Bajamos decibelios y entramos en el tercer corte llamado «Cobijo» un corte mucho mas introspectivo y de perfil melódica mucho mas accesible. No falta el toque eléctrico y psicodélico, incluso con un epitome sonoro en el compas central del corte que lo eleva por encima de la balada. Muy interesante como juegan con las armónicas y te van imbuyendo la atmosfera del corte.

Proseguimos de nuevo con una melodía tersa y pegadiza en «Polar», el siguiente corte, donde la arquitectura del corte te invita a soñar o sentir ese frio del que te habla la letra, esa inquietud que emana de dentro de la persona y te congela, pero con la fuerza de un corte de rock que explota en tus oídos, y que el grupo lanza al oyente para rasgar emociones en la escucha.

Como un vórtice del que no podemos salir, seguimos rasgando en sensibilidad, marcando la base lirica en «Frágil» como uno de esos cortes en los que con nos pocos acordes el grupo construye un tema del que es difícil pasar de largo, y aunque apela a tus sentimientos, y de facto duele escucharlo, no puedes dejar de pasar por él. Corte que toca tus fibras y en cada escucha te pone la piel de gallina, o al borde de la lágrima de emoción.

Después de este corte profundo e intimo, nos envolvemos en el sonido mas afilado en «Naúfrago». El grupo abraza al pilar del corte, la lirica, para sacar un corte en el que su estructura es un abanico de melodía con el gancho de la base rítmica del bajo, y un porte especial a la espiritualidad sonora en el que la luminosidad del corte es ley y la atmósfera del mismo te ilumina y guía al riff del corte donde el tema explota hacia el oyente.

Seguimos subiendo decibelios y nos metemos en un tema mas cargado, macarra y de tendencia rompe cuellos, muy a los «Strokes» con ese delay en las voces en «Reinass», pero sin dejar de lado ese deje aterciopelado marca del grupo. Buen corte que da un punto heterogéneo al disco que realmente lo agradeces.

Nos metemos casi en el Pop con la entrada de «Rousseau», ese pop eléctrico y luminoso, adictivo y frenético que pide pista de baile, noches y sueños en discotecas de malasaña, años ochenta y mucha personalidad en unos compases aparentemente simples pero cargados de melodía.

Llegamos a otro corte dinámico, directo y de contundencia sonora y letrística en «Estúpido». Velocidad, vocales melódicos pero con el grupo lanzado en torno a una letra que pide marcha a raudales, con un estribillo simple pero eficaz, quizás el corte mas «punk» del disco. De nuevo el grupo no busca asentarse únicamente en la base mas melosa del estilo y sabe dar zapatilla cuando el disco lo requiere para dar mas lustre el trabajo.

Cerramos el trabajo con «Pandora» un tema de sale como volutas de humo hacia el oyente mientras se embriaga con la hipnotizante carga de la voz del cantante. Me gusta como el grupo va dando ese equilibrio introspectivo y doliente, como si la meta fuera sacar al oyente esas vibraciones del alma que guardamos íntimamente y aquí salen a raudal, con el contrapunto de esa guitarra cargada y sumamente eléctrica.

Me alegra saber de nuevo de este grupo, y comprobar que siguen estando en una forma excelente, con un trabajo atmosférico, intenso y lleno de detalles, intimista pero sobrio, eléctrico pero suave, sacando un trabajo que no defrauda con el anterior y que debería ir abriéndoles, aun mas, la escena musical.

JOsean.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here