Inicio CRITICAS ZOMBIES TYBREATH “MY OWN HELL” ROCK CD RECORDS

TYBREATH “MY OWN HELL” ROCK CD RECORDS

199
0

Nuestra relación con el grupo al que vamos a presentar, es de tiempo ha, larga. Conocemos a la buena gente de Thybreath desde prácticamente su génesis, conocemos sus cambios de formación, su lucha por estar en el mundillo y su evolución.

Por eso, y antes de analizar el disco, quiero felicitar el tesón del grupo, que pase lo que pase, siempre esta ahí, irreductible, infatigable, contra viento y marea, y eso es de agradecer.

También he de decir que me alegro de haber tenido que esperar a tener este disco entre mis manos, y os explico el por qué. Este trabajo, por circunstancias que ignoro, no pudo ser presentado a tiempo para la puesta de largo del mismo en la ya desaparecida we rock II, y allí no pude hacerme una idea clara de lo que iban a ser los nuevos temas de este “My Own Hell”, titulo del nuevo disco.

Luego el disco lo escuché en plataformas digitales, y he de decir que no me entró, ni siquiera me gustó. No pasa nada, es algo que me pasa en ocasiones a menudo con muchos discos, por lo que no dejo que una primera impresión me indique mi opinión final, si no es hasta unas cuantas escuchas. Además, y para todos aquellos que no lo tengan claro, la diferencia de sonido en plataformas, a escucharlo en formato físico, y con un buen equipo de sonido, marca una diferencia abismal.

Seguimos. Este disco de los madrileños es un disco que ya en su portada muestra algo claro, y es que estamos delante de un disco oscuro, denso, y de sello particular. Sin duda, y a pesar de que la palabra aquí no sea del todo definitoria, estamos delante de un trabajo menos comercial que el anterior. Su arquitectura nos plasma once cortes, más una versión propia, cuya síntaxis melódica nos da un arco de melodías complejas, intensas y de paladar profundo. No es un disco que entre fácil, pero eso a mi siempre me habla de calidad, por que hay que darle mas de una vuelta de oído para sacarle todo su contenido, y eso dice mucho de las composiciones.

Entonces, ¿este trabajo es mejor o peor que el anterior? Definitivamente es mas complejo, menos accesible y por tanto, distinto, pero sin duda de gran calidad, de gran textura y labrado a fuego lento, mostrando unos músicos de bagaje y de ideas claras.

Ya me jode decir esto, pero Thybreath tiene el lastre de ser de la piel de toro, ya que este curro seria muy bien apreciado allende nuestras fronteras. Pero estamos aqui, y es lo que hay, para bien o para mal.

Entrando en el trabajo, el sonido del disco tiene el sello imponderable de Thybreath, sonando compacto, brutal y netamente impresionante en su thrash, siempre con una visión objetiva de los grupos más complejos de la escena thrash, y sin duda con el referente Machine Head muy presente, a pesar de su simpatía por los Four Horsements de California. En el primer corte, entramos en una aura mefistofélica, de peli de terror muy de la escuela The Omen, que nos abre “Welcome To My Hell” y que se concatena con “All My Hate”, un corte afilado y directo, oscuro, donde brilla la voz de Victor (de manera incontestatable ya que le considero uno de los mejores vocalistas que tenemos en la piel de toro).Este corte tiene brutalidad innata, tensión melódica y cadencia y atmósfera cargada para envolver al oyente y dejarlo k.o. en el primer asalto.

No bajamos la caña con “Paranoia” donde tengo que destacar el brutal trabajo de la parte rítmica del grupo, impresionante. Este es uno de los cortes brutales del disco, que gracias a su melodía, y su compleja estructura melódica, se pueden considerar más accesibles, si es que es algo significativo dentro del trabajo en cuestión. Un tema brutalerrimo que me encanta.

Seguimos con “Dust”, un corte donde las líricas cambiantes de Victor adquieren un protagonismo definitivo ante un tema revirado, lleno de detalles melódicos, pero inherentemente oscuro, denso y de nuevo, marcando la oscuridad que predomina en el trabajo.

Seguimos con The Sea Of Death, con un comienzo rompe cuellos y levemente crossover, que sin embargo en su desarrollo nos abre a un tema que tiene más que mostrar, gracias a los interludios melódicos líricos donde la interpolación y desdoblamiento de las diferentes voces de Victor nos da otro temarraco que merece una atención especial por su equilibrio entre sensibilidad armonía y pura brutalidad.

Con las sirenas de guerra en el reproductor se abre el siguiente corte “Bloodshot Eyes“, un tema que me sabe al estilo de la vieja escuela del grupo. De nuevo la parte lírica da esa dicótoma brutal entre melodía y brutalidad, y donde el grupo en un anfiteatro compacto da suelta a un tema de thrash oscuro, lleno de mala leche y un aura heladora, y algún detalle crossover. Muy destacable.

No menos destacable es la profundidad de “The Crab“. Sin duda aquí se aprecia muy bien como el grupo ha dotado una fina capa de oscuridad en todo el trabajo, pero de forma significativa en el aura de este tema, donde la composición brilla por si sola. También destaco la gran aportación de la base rítmica en este corte, concretamente la del bajo, cosa que me encanta.

No bajamos el pistón con “Tears Of Blood“, de nuevo con un complejo desarrollo de las melodías, no dejando que el oyente se asiente en modo alguno. Este corte, por poner un ejemplo, es justo esos temas difíciles de acceder y entender, muy complejo pero que al darle unas vueltas empiezas a entender los detalles y las partes del corte, dando un tema de calibre.

Seguimos con “Shut Up” en la linea de sucesión del disco. Y no hay piedad, técnica, melodía, lírica, todo se lanza a por el oyente sin concesión para arrancarle las entrañas en la escucha de esta brutalidad. Otra muestra de como hacer un tema complejo y de difícil acceso, pero que cuando le pilas el punto es totalmente rompe cuellos.

No puede haber un disco de este tipo sin un poco de carne muerta, y el honor lo tiene “Dead Flesh“, el décimo corte, un fantástico corte donde las líricas le aportan un plus adicional, (cuenta con el aporte de Iñi Childrain en las vocales), y de nuevo con el juego de tempos cadentes y pesados, cargados en su atmósfera y un fantástico trabajo de guitarra dando como resultado el tema rompe cuellos que es sin ambages.

Bajando un poco la brutalidad tenemos el siguiente corte que es “Horizons”. Un punto a favor de este tema, que sin perder fuerza, le da un punto inflexivo al disco rompiendo la homogeneidad de los temas y que sabe a aire fresco, gracias a su melodía más abierta e intensa.

Cerramos con “Shot”, que para los que somos de la vieja guardia del grupo, conocemos de tiempos pretéritos como uno de los cortes fetiches del grupo y del que no añadiré mucho al respecto, simplemente que en ambas versiones me encanta.

Por último, destacar el currazo que tiene el disco en su digipack, curradísimo, mimado y perfecto para el coleccionista melómano.

Y aqui os dejo mi opinión sincera de este trabajo. Creo que es un disco del que sentirse muy orgulloso, a la altura de muchos grandes del genero, pero incidiendo en su handicap, el cual no es otro que dada su complejidad, sus matices, es un trabajo de difícil acceso. Como siempre digo a renglón seguido, viene a ser como degustar un buen whiskey, rasposo al principio, pero con matices y notas al final que lo vuelve delicioso. Dales una oportunidad, o en disco o en directo, y te volaran los sesos!

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here