Inicio CRÍTICAS INTERNACIONALES The Day That Never Comes, «El Día Que Nunca Llega», el terror...

The Day That Never Comes, «El Día Que Nunca Llega», el terror significado en un solo concepto.

174
0

A Metallica se le recuerda por muchos, muchos temas, son iconos del metal y siempre han sido vapuleados e idolatrados a partes iguales, pero hoy quiero reivindicar y declamar sobre un concepto que ellos llevaron, quizás no conscientemente, sobre el terror absoluto que algunos conceptos de sus temas, o de otros grupos de los que hablare, impregnan en su temas, temas oscuros, perennes y brutales.

Y Metallica es un grupo en el que han brillado en un campo en el que han sido pioneros sin ser un grupo que hayan obrado conscientemente sobre ello, como vimos y disfrutamos en la oscuridad absoluta y terrorífica de «One» un corte que rezuma todo el mal que un hombre puede reunir y que Walter Trumbo escenifico previamente en «Johnny Cogió Su Fusil» el tema que acompaña el tema y que magistralmente vimos en el video.

Dejaremos que discurra la oscuridad innata y afilada de papa Hetfield, ser humano roto por las intransigencias religiosas, como refleja de manera magistral el Master Of Puppets, otra portada que refleja odio, intransigencia, brutalidad en una portada que no todo el mundo entiende.

Pero no, hoy voy a reclamar otro de su grandes éxitos como uno de los temas mas retorcidos de su carrera, uno de sus temas mas increíblemente dolientes, mas íntimamente perturbadores, mas inquinos, mas retorcidos, mas perturbadores y netamente realistas…. de su álbum «Death Magnetic» hoy os hablo en esta serie de temas no tan reconocidos de un corte como es «The Day That Never Come»

El día que nunca llega. ¿Puede haber más maldad, más dolor en esta afirmación? ¿Cómo de aterrador puede ser esa noche desapacible, yerma en su mas amplia magnitud, esa noche que hace temblar, que hace rogar por la salida del sol, de la racionalidad espúrea. Cómo de intempestiva han de ser tus pesadillas, esas pesadillas en las que te encuentras congelado mientras sientes que unos perros rabiosos te devoran, esa pesadilla en la que sientes como eres observado sin saber de donde, esa pesadilla en la que la asfixia es tu única compañera, ese sueño anormal que hace pidas, no, pidas no, que ruegues al hacedor que te saque de esta realidad distorsionada y muda para sentir la realidad de tu otra vida, igualmente miserable, pero tangible, pues ya se sabe que la realidad por fría y dura que pueda ser siempre en bienvenida, mejor, que aquella a la que te enfrentas a la mas neta indefinición, indeterminación, al terror supremo, a la sensación de enterramiento en vida, en la inclemente sensación de polución involuntaria, de la mas inclemente rigidez corpórea. Este es el mayor regalo de un dios hacedor por hacernos setientes y «superiores» al resto de los seres vivos.

Hay mucho de terror en las películas Gore, en los Slashers, pero los mayores terrores, los mayores espasmos los tiene el ser humano cuando se enfrenta a un entorno onírico adverso, una mirada al alma del ser humano y devuelta en un espejo anacrónico y deforme que refleja exactamente como realmente somos y cuan de barro estamos hechos.

No se me ocurre mayor terror que sentir que el día que nunca llega, la noche eterna, la máxima expresión de la vulnerabilidad humana, del sello de la irracionalidad del converso al que no le llega nunca la luz divina, del creyente que al morir sabe que no hay nada mas que frio y descomposición, al patriota que muere, y simplemente muere, sin honor que saborear, sin pasión en las salvas, olvidado después de desangrarse en la guerra sin apenas entender el porqué de su dolor, de su agonía.

Metallica firmaron un tema que es un clásico del grupo, un corte que aun es capaz de dar blanco sobre negro, del potencial que como músicos aún fueron capaces de plasmar. Hay que estar muy roto para firmar esta rotundidad, hay que ser alguien que ha mirado cara a cara a la vida y se sabe perdedor, hay que ser muy sensible, muy empático con la linea dura que siempre es la vida y no sentir el metro emocional, aquel que te impide ver el dolor ajeno del quien no esta cerca de ti. Firmar esto es ser mejor persona, mejor ser, pero también es un cheque en blanco a la locura del cuarto vacío, de las horas estentóreas, de la locura y el mal que hay en la vida diaria, esa vida que detestas con todas tus fuerzas, y te fuerzan a vivirla a tu pesar.

El día que nunca llega, como nuestras propias vidas, como el sol de invierno que ilumina pero nunca calienta, el terror no tiene por qué ser violento, simplemente ser un atisbo de nuestros reflejos como personas.

Metallica, por esto, y por muchas mas cosas siempre serán reivindicables y eternos, hagan año que hagan en el futuro. Ellos han sabido dar acordes y forma a la más absoluta oscuridad, y por eso solo, ya tienen mi respeto.

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here