Inicio CRITICAS ZOMBIES KABOOM ALTER EGO AUTOEDITADO

KABOOM ALTER EGO AUTOEDITADO

1445
0

La historia de Kaboom puede ser la historia de tantos grupos: un grupo de chavales inicia un proyecto, con muchisima dificultad saca un disco, pero con los vaivenes de la vida van cambiando de formacion, hasta practicamente dejar un grupo nuevo en el que solo hay alguno de sus irreductibles formadores originales, incansables e inermes ante el desanimo.

Kaboom son un grupo sito en Alcorcón nacido en el año 2005, y que ahora presenta su segundo trabajo, este «Alter ego» un tarbajo que rezuma buen hard rock crujiente y aquiescente con un punto adictivo. Comandado por la personal voz de Mercedes Prato, se pone el abrigo de sus músicos, músicos que sin abusar de excentricidades o elegías mesiánicas en el uso y disfrute de los trastes, saben sacar un sonido crujiente, muy hard rockero perfectamente acoplado a la suntuosidad de la voz de Mercedes, mostrando un virtuosismo que nace de las guitarras de Armando Martinez y David Fernandez, miembro fundador que saldría de la formación nada mas terminar el disco ocupado el puesto por Karim Lamrani. Hay que añadir que el trabajo de mezcla ha recaído en Daniel Gonzalez de 16 Records junto al propio grupo. Una producción que ha primado el sonido fresco y crudo, todo hay que decirlo. El trabajo de batería recae en Wences de la rosa y al bajo Alvaro Sánchez desgranando ambos un trabajo bastante notable.

A colación de la voz de Mercedes, la artista gusta de presumir de un espectro en las escalas en las octavas moderado, (aunque no duda de tirar de casta y subir en las escalas cuando es necesario) pero bien asentado en un tono ligeramente roto, importando la lírica armónica que sale de su trabajo en la voz. Ellos se refieren a sus influencias como Alter Bridge o The Cult, y no puedo estar mas de acuerdo.

La gran apuesta de este disco, aparte del uso del castellano, es la gran fuerza de las composiciones, con un objetivo meridiano, y es que la armonía permanezca en todos y cada uno de los temas.

«Preso a tu voluntad» nos abre el disco con una cuidada melodía que te sumerge rápidamente en el tema; aquí las guitarras tienen un tono doble, uno mas distorsionado junto al tono roto de la guitarra mas limpia que junto a la voz de Mercedes y el bajo de Álvaro Sanchez y un sonido de teclado en segundo plano da un interesante tema de diversos prismas y sabores que te da de varias escuchas para sacar todos sus prismas. Obviando el perfil técnico, es un tema rasgado y eléctrico que te absorbe rápido en su historia teniendo ese toque adictivo, conjugando muy bien las partes melódicas con las eléctricas y  que todo tema de rock tiene que tener.

Alter ego: tiene otro perfil totalmente distinto; marcando los tiempos, y prestando potencia a las rítmicas, el grupo da espesura y hondura a su sonido enriqueciendo el matiz de la voz de Mercedes. Como en el tema anterior, de manera subliminal pero coexistiendo perfectamente, hay una fina linea melódica (ayudada por un fino trabajo de sintetizador) que contrasta con la dureza del estribillo. Aquí tenemos sin duda un tema vanguardista, muy en la linea americana de grupos como los que hemos dicho antes en referencia. Al loro al crescendo final del riff que corona el tema.

My decision; Prestando el grupo su tono ecléctico nos mete en este tema mucho mas melódico, mucho mas lírico, pero con un bis salvaje y crujiente. En las líricas de Mercedes, apoyadas en los coros, se presenta en un anfiteatro de guitarras eléctricas y directas bajo omnipresente y un inteligente y elaborado trabajo de batería, en las que que alternan las melodías mas cristalinas. Un tema un tanto marciano a tenor de lo escuchado anteriormente, pero que funciona sin duda. Por cierto, en este tema alternamos el idioma y nos sumergimos en el ingles como idioma vehicular.

«En mi ciudad» nos enfrentamos a una dura melodía de bajo y batería en el que se van añadiendo en su progresión las guitarras para llegar al conjunto pleno del grupo. En síntesis aquí el grupo se muestra compacto, y junto a un soberbio desarrollo de teclado y algún tono funky de guitarra y bajo, este tema se desarrolla oscuro y duro, pero brutalmente adictivo. También aquí vemos como Mercedes alcanza sus notas mas altas, mostrando un potencial un tanto oculto hasta ahora y qie marida perfectamente con la dureza armónica de las guitarras. Probablemente uno de los mejores temas del disco.

«La isla» guarda un trabajo en la estructura armónica que te lleva de un punto a otro. Desde un tono rock diáfano y con una cierta alma jazz hasta al rock luminoso que desgrana el grupo, jugando con las atmósferas, y donde la voz gana enteros. Muy bien en general los estribillos que acompañan al riff, y que se alternan, como ya he comentado en el tono limpio de las atmósferas con las que el grupo juega a su antojo. Otro tema fantástico de este disco.

«Ruidos» te descoloca en su arranque, parece que comienza un tema de Alaska en su etapa Dinarama, PERO en un giro, el grupo vuelve a encontrarse en su zona de confort, el rock mas dinámico y fresco. A pesar de todo el juego de sintetizador se aprecia en segundo plano, a pesar de llevar una armonía en los estribillos de guitarra bastante crujiente. No es un mal tema, pero no es de los que mas me han convencido del disco, a pesar del doble riff a doble mástil que corona el tema.

«Entre sombras» Esta claro que el grupo que cuando el grupo deja volar la voz de Mercedes, gana muchisimo. De forma altiva, y predominante la voz se vuelve protagonista de este tema que te deja sin aliento; no en vano el grupo sabe de su mejor perfil y da lo mejor de si con un estribillo encadenado que te absorbe por completo. Otro gran tema de este disco.

«Lagrimas» me recuerda en su arranque a un grupo como Faith no more, tonos funk contrastados con el metal, mostrando una vez mas el tono ecléctico del grupo, salpimentando el tema con guiños y climáx recios. No es un mal tema, esta muy bien enfocado, y suena muy bien, pero realmente te puede dejar un tanto descolocado. Quizás demasiado cambio de tonalidad. Sin embargo no deja de ser una canción de fuerte carácter para oídos eclécticos. Por cierto, genial el cierre de bajo de Álvaro en el tema.

«Mentes sin color» tiene la misión, siempre ingrata de ser la última canción. Para resumir, el grupo sintetiza su bis mas eléctrica, pero aportando su impronta mas intima sin perder garra o fuerza; como en los temas anteriores, Mercedes juega con las armonías a su antojo mientras que el grupo te va girando a su antojo en el desarrollo del estribillo, pero para mi gusto le falta un punto de magnetismo que si tienen otros temas. La estructura del tema vuelve a jugar con las atmósferas y con los cambios armónicos.

Como resumen diría que el disco en general, no aporta ninguna linea que sea realmente innovadora, pero el tono fresco y diáfano de sus temas da con temas realmente magnéticos, y que en resumidas cuentas, el disco en si es altamente recomendable.

 

Josean Zombie.

 

P.D. perdón por el retraso.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here