Inicio CRITICAS ZOMBIES JORGE SALÁN-THE MAJESTIC JAYWALKERS, “GRAFFIRE” Rock Estatal Records.

JORGE SALÁN-THE MAJESTIC JAYWALKERS, “GRAFFIRE” Rock Estatal Records.

516
0

Esta, muy posiblemente, sea la crítica mas sencilla y llana que vaya a hacer en bastante tiempo: el nuevo disco de Jorge Salán es un disco de Blues. Y punto.

Ahora bien, y partiendo de la base de que no estamos delante de un disco de rock, si no de un disco de Blues, que esta lo suficientemente enfocado al rock como para que merezca la pena darle unas oídas y que entre en esta sacrosanta casa como es Zombie War. ¿Como enfocar una crítica así?

Lo primero, el disco es inmaculado técnicamente; hoy día, y sin animo de hacer peloteo alguno, hay que ser muy cegato como para no saber que Jorge Salán, por suerte, juega en una liga distinta al resto de los mortales; llámese Joe Lynn Turner, llámese Jeff Scott Soto, la gente que orbita alrededor del músico es de primer nivel internacional, y todos coinciden en el talento del músico. Es por eso que si a Salán le diese por emular o crear música balcánica… pues tiene arrestos para hacer un pedazo de disco como este, labrado, perfecto en las armonías, deudor de B.B. King, John Lee Hooker o el gran y añorado Gary Moore, mirando cara a cara a estos maestros de la música con este trabajo.

Ahora bien, otra vez, no termino del todo de entender esa fijación de los guitarristas de alto copete, y sobre todo dentro del rock, en buscar caminos en el blues. Esta claro que es un disco que sobrepasa el sobresaliente, pero también que se equivocan si piensan que el publico del rock es tan suficientemente ecléctico como para asimilar una obra como esta, donde hay Blues, soul, jazz… yo soy una persona ecléctica musicalmente, y se cuando estoy delante de un bombón musical, pero no todo el público es tan abierto, y Jorge Salán aún no ha llegado a una carrera como la de Gary Moore que se podía permitir eso y mas. Quizás la inquietud musical ha podido mas, o tal vez la visión de un mercado anglosajón le haya empujado a este disco, quizás en las partituras de unos Rolling en los 60, o los Zeppelin tendría algo mas de sentido, pero el tiempo dirá hasta donde llega en nuestro mercado este disco.

No obstante, si le das una oportunidad, este trabajo tiene como alma al rock, eso no me cabe la menor duda, a pesar de ponerse el traje bluesy, y se deja oír y disfrutar de insignes temas como “Born under a bad sign” (con el fantástico apoyo de Jeff Espinoza en las voces y la no menos fantástica voz negra de Gema Vau en los coros de varios temas, ademas de entre otros muchos artistas) al mas puro estilo de cruce de caminos y con la larga sombra de B.B. KING, aderezado con una pizca de los ZZ TOP, la efervescente y descarada “Victim of desire” directa de los sonidos del Misisipí, cogida de la mano por “Take to the river” otro himno que a buen seguro caería de pie dentro del Gosspel solo con darle un aire un poco distinto. Como no puede ser de otro modo, un homenaje de guitarrista a guitarrista lo tenemos en la impresionante, y cantada en castellano, “Para Paco de Lucia” que sin embargo me sabe a Carlos Santana…imprescindible.

En “On my own” recuperamos al Salán mas rockero, al mas desmelenado, en este corte que también tiene mucho de B.B. King y Gary Moore, (con la inestimable ayuda de Jeff Scott Soto) enfatizando la fuerza de las guitarras made in Salán.

“One more empty feeling” para mi gusto es uno de los temas que menos me ha transmitido; mas cercano al Rock de radioformula americana, se queda a medio camino de la pureza de los otros temas, llegando a recordarme a los MR Big mas edulcorados. No lo veo dentro de este disco tan concreto.

“They don´t make them like you anymore” es una joya que coquetea con los sonidos del blues y del jazz, y donde Salán da tanta fuerza a su guitarra como a la melodía del piano y al revés. No es un tema cercano al rock, y sin embargo es uno de los mejores del disco. ( Es una versión de Rory Gallagher)

En “No turning back” también tenemos un tema mas rockero, dentro del blues electrificado de este disco; en la progresión melódica tenemos unos coros concretos de voces y unos arreglos de trompeta y saxofón, que se adecuan perfectamente al increíble juego en los trastes que saca Salán en este tema.

Y cerrando el disco, muy en la linea del blues mas autentico y puro, tenemos a “Leave my girl alone”. Aquí si que podemos apreciar la tristeza inherente del blues, de ese tono intenso e intimo cuadrado en los compases clásicos de este estilo. Puro blues.

Solo un pero al disco, si se me permite. A pesar de hacer un mas que meritorio trabajo en las voces, (son del propio Jorge Salán)creo que la voz del músico en este trabajo se queda un poco corta de matices para un espectro armónico tan amplio como es el de cada tema, amen de que la excesiva limpieza de la voz no me termina de pegar con los temas, a los que cierto tono roto o quebrado le habria quedado muy bien. Por lo demas un disco de prácticamente diez, al que le veo un futuro muy prometedor allende nuestras fronteras.

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here