Inicio Desde la Fila 13... “JOKER”: PELICULA DE TERROR SIN AMBAGES.

“JOKER”: PELICULA DE TERROR SIN AMBAGES.

151
0

Queridos míos, todos, bienvenidos a la fila trece, tu lugar de culto al horror, al fantástico, hoy en su formato “literato” si se me permite la licencia.

Antes de nada, no pretendo hacer “spoiler”, permítanme la inclusión de un termino anglosajón, no pretendo destripar nada de la película en cuestión, esta nueva visión del “Joker”, pero es posible que sin darme cuenta dé algún dato indebido, por lo que espero que no me lo tomes en cuenta, si te atreves a seguir conmigo.

Dentro de nuestra sección, el terror nos guía, nos ilumina, y de vez en cuando hablamos de otras cosas, como imagino que pensarás al ver de que va este artículo, la nueva película del Joker, archiconocido villano del universo DC, pero en verdad os digo, discípulos míos, que estamos delante de una autentica obra del terror más coral, con sus aciertos, y sus errores, pero terror al fin y al cabo.

Joker nos habla de nuevo del personaje, irredento enemigo del superhéroe Batman, pero visto desde su perspectiva más humana, aunque todo esto ya lo sabes. Toda la historia orbita en ese vértice que tanto rédito le ha dado a la editorial americana “DC”, el nacimiento del murciélago, solo que aquí asistimos al nacimiento, a su vez, de su más acertado y aterrador enemigo.

La película en sus aciertos (o errores, según opiniones) afronta el prisma del espectador en el que vemos como surge, de una persona cualquiera, alguien como nosotros, un monstruo, un monstruo interior, exteriorizado sin frenos, un monstruo que al final de la película asimilas como tuyo, y lo que es más aterrador, y gracias a la sobriedad de la interpretación de Joaquin Phoenix, creíble, dolorosamente tangible y pormenorizado en la sensación inequívoca de que podríamos ser cualquiera de nosotros.

La película es aterradora, terrorífica, gracias a que no incide en nada más que iluminar (la película no es necesariamente oscura, todo lo contrario, como en el resto de las de la saga del murciélago), al ser humano, que todos llevamos interno, a sus miedos, a sus inseguridades, pasadas por la fragilidad de una persona rota, machacada por su enfermedad y por el abandono de la sociedad en la que habitamos. Joker te muestra un mundo no muy alejado de nuestra realidad, y con no pocos guiños a la situación de hartazgo que hay con la política de a pie, en como esa chispa de caos que puede saltar en cualquier momento y prender en la hojarasca seca que conformamos la gente llana a la que la política, siempre, mira de soslayo.

La interpretación de Joaquin Phoenix, en su mayor pilar, es todo un acierto: incomodo de ver, imposiblemente delgado, intensamente creíble en su interpretación de una persona desequilibrada, sin histrionismo, sin artificios, irritante en sus sonrisas, en sus carcajadas fuera de contexto, mesurado en el maquilladle de payaso, buscando siempre una credibilidad del personaje y que de forma pareja, nos muestra sus vulnerabilidades humanas generando ese personaje, de nuevo, intensamente vulnerable, intensamente solitario, intensamente roto, desvalido en ocasiones, aparentemente frágil, pero, también, manteniendo siempre una mirada de desafío, de odio creciente, una mirada propia del actor, algo que le va a suponer el Oscar, no me cabe la menor duda, gracias a la implicación social del personaje en la cultura americana.

La película, como ya he dicho, es muy luminosa en comparación con las anteriores, pero a su vez es absolutamente oscura, abrasiva, e incomoda de ver; busca en todo momento un colorido Eastman Color, Kodak, o ese aura de los años sesenta, lo que le da un punto nostálgico, un punto retro que le sienta realmente bien, gracias a una fotografía, de nuevo, de oscar.

Sin embargo, uno de sus errores, a mi parecer, es su exceso de metraje, aunque me consta que para algunos es tan absorbente que no les parecerá así en absoluto. Así con eso, Joaquin Phoenix, basa en la ausencia de efectos especiales, de pirotecnia, su mayor acierto, un relato creíble de un desequilibrado, un desequilibrado del que aflora una psicopatía que terminara en un monstruo vengador ante la sociedad que lo margina y a su vez, lo usa.

Hay algunos errores, a mi modo de ver, posiblemente inevitables, como es el acercamiento del personaje al señor Wayne en el cine, un punto no creíble del guion, o al propio e incipiente Batman, y la forma de enlazar los dos destinos de ambos personajes a través de la muerte de los padres de Bruce Wayne. Son detalles impostados en la película para mayor gloria de la editora, pero que restan credibilidad y ritmo al filme. No me cabe duda que la fuerza de la película, sin entrar en que fuese él Joker su protagonista, y sin entrar en su universo, simplemente centrándonos en la personalidad del personaje protagonista, habría salido hacia adelante sin problema. No me imagino que genialidad habría salido de esta historia de manos de alguien como nuestro Amenabar.

Dicen que la película es violenta, que lo es, como no puede ser de otra forma, pero no incide en la violencia, no se recrea en las escenas de la misma, no busca recrearse en el hecho, son las escenas que de forma cotidiana podríamos llegar ver si como personas humanas perdiéramos el control… no hay carnaza, no hay evisceraciones ni salpicaduras de de sangre de forma innecesaria, y las pocas que hay, están en la necesidad narrativa del filme y cumplen con su objetivo.

Por eso este film, que viene a ser un nuevo film de culto, es una película de terror, ya que revuelve al espectador, le devuelve una imagen deformada de si mismo, atreviéndose a ser una visión empírica del ser humano, más aterradora aún, sabiendo que no habría que rascar mucho, en muchos de nosotros, para sacar al Joker que llevamos, en mayor o menor medida, dentro de nosotros.

Creo que estamos ante una película que da innumerables prismas para acercarse a la misma, de tal forma, que siempre sabes que es ligeramente de ficción, muy ligeramente, y eso hace que el frío te petrifique al identificarte con el personaje. No hay mayor terror que verte en tu propio espejo, aunque este esté deformado.

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here