Inicio CRITICAS ZOMBIES TOKIO «PECADOS CAPITALES» THE FISH FACTORY

TOKIO «PECADOS CAPITALES» THE FISH FACTORY

986
0

El revival de los ochenta sigue dándonos sorpresas, aunque esta en concreto, es una sorpresa que estaba cantada, dada la reunión del grupo y los conciertos que han ido dando desde entonces: Tokio fue uno de esos grupos que a pesar de su calidad no llegaron a eclosionar como se hubiese esperado, y con el tiempo adquirieron un perfil de culto y pasados estos años, están de vuelta.

En este disco, refinado por el tiempo, el reconstruido grupo sigue con un alma mater que aglutina todo el grupo, el vocalista Manuel Escudero, a pesar de que los temas estan firmados por Tokio, nos consta el trabajo que el vocalista ha ejercido para poder sintetizar este trabajo.

Sonido 100 % AOR/ con pinceladas de hard rock americano, con una mirada clara en los añorados años ochenta, pero con un sonido claro del siglo XXI, la producción roza el sonido pleno cristalino (Anhell estudios); este es uno de esos discos que por su idiosincracia, y por su sonido, nunca sobran en la discográfica del buen amante del rock sin fisuras, complaciente con su pasado pero plenamente vigente si este estilo te pone las pilas.

Los temas son diversos, pero el equilibrio en el que orbitan hablan de grupos como Jupiter, como los propios Whitesnake o Dare, también mucho AOR estatal, y en ese sentido, bajo la elegancia contenida de la voz de Manuel Escudero (aunque a veces en la producción me sobre algunos tonos del delay, hay un fuerte aplomo en los estribillos de los teclados, omnipresentes en el disco, en los que una crujiente linea de bajo y guitarra forman un elenco melódico que te invita a sumergirte en este trabajo.

Tal es así que os confieso que nunca he sido muy de este estilo, yo empece con Maiden Y Accept, y siempre me ha tirado mas la caña y los estribillos cabalgantes, pero reconozco que estoy delante de un trabajo lo suficientemente labrado como para fundir horizontes y te invite a seguir el ritmo de Tokio.

En «Envidia» el grupo arranca con un amago de rock abluesado que va cogiendo carga según el grupo incide en la evolución y la cadencia, y no deja de tener un cierto magnetismo; hay una buena síntesis entre un ritmo calmado pero elegante en el que la voz de Manuel va marcando las fases de recorrido del tema, hacia un climáx marcado de guitarra-teclado. En «Ira» prosigue el disco en este segundo tema en un tema que es un puro revival del mejor AOR de los años ochenta, fuertemente influenciado por grupos americanos como Boston, Foreigner o los ingleses Dare… o los propios Sangre Azul o Jupiter. Es sin duda un tema de alto valor, y muy conseguido.En «Avaricia» proseguimos en ese tono Aor, pero amplificando su feeling mas sensual, ese sentimiento que solo este estilo conseguía de cara a representar conceptos abstractos como sensualidad, sexie, y fuerte carga (Aquí el perfil de David Coverdale esta muy presente en el concepto del tema) … no obstante las líricas dan para un concepto mas difuso. Otro buen tema sin duda, con un especial protagonismo del maridaje guitarras-teclados.

Continuando con los títulos rotundos tenemos «Lujuria», otro grito a la sensualidad, en este caso vestido en la bandera del Aor mas seductor y armónico. Pero este es un disco de alma rockera, y volviendo a abanderar un concepto del rock intemporal tenemos «Gula» uno de los temas mas duros y heavys del disco. Con mas títulos que invitan a pensar en este disco como un disco conceptual, tenemos «Rencor» un buen tema que logra un buen equilibrio entre la fuerza del metal y la armonía AOR, para mi gusto uno de los mejores temas, y uno de los que mas me han acercado a mi infancia rockera. En «Traición» Tokio incide en ese tono elegante y marcado de guitarra/ teclado super ochentero, en uno de los temas mas Whitesnake del disco.

«Violencia» es una cruda canción, donde Manuel incide en la fuerza lírica y la fuerte armonía que protagoniza esta balada electrificada. Me quedo, de esta canción, con el puente intermedio del tema con un riff muy logrado. Entrando en las postrimerías del disco nos encontramos con  «Soberbia» continuando el equilibrio que el disco brinda en toda su extensión entre las partes mas duras y los estribillos magnéticos del AOR mas ochentero. Cerrando en la práctica este trabajo tenemos «Pereza» uno de mis favoritos del disco; aquí hay fuerza, dureza y un hard rock directo y con un cierto bis salvaje, que para mi gusto debería estar un pelín mas presente dentro del disco. Y ya si, terminamos con Dante (outro), un cierre atmosférico y denso, muy cinematográfico, pero un tanto distante de lo que es el disco en si, y que tampoco aporta nada en especial.

Sin duda un disco valiente y bien trabajado en un mundo hostil, a día de hoy, para este sonido, que no duda en reivindicar un sonido y un concepto vigentes a dia de hoy.

 

JOsEan ZOMbie.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here