Inicio CRITICAS ZOMBIES SOBER “E-L-E-G-Í-A”DROMEDARIO RECORDS

SOBER “E-L-E-G-Í-A”DROMEDARIO RECORDS

193
0

Sober siempre ha sido a mi modo de ver una gran anomalía en el mundo metálico: un grupo de imagen iconoclasta, alejada en parte de los imperativos y de los clichés del metal, un grupo que puede haber sido considerado super ventas, particular, muy particular, y longevo, ciertamente. UN grupo con una carácter diferenciador y propio, algo realmente difícil de encontrar.

Sober están de vuelta, si es que alguna vez se fueron, y lo dice un ex-seguidor del grupo que tiene prácticamente todos sus discos. Sober hace tiempo están agotados, hablamos del plano compositivo, creo que ellos mismos lo saben, ya que en este nuevo trabajo en el que nos encontramos, repiten esquemas, arquitecturas, repiten armonías estructurales, repiten tonos, posturas, guiños, hay una fuerte sensación de Deja-vu hay clichés propios del mismo…. hablamos de su nuevo trabajo “E-L-E-G-Í-A”pero espera, sigue leyendo.

Sober son una anomalía: ellos lo saben sin duda, no son parejos a nada, no tienen referentes clásicos a quien atañen en su carácter, no tienen un sonido equiparable, no tienen que gastarse en mostrar nada, poseen una especial afinidad entre la sensibilidad oscura del rock, la introspección emocional, la oda, el movimiento y el himno épico, la prosa intensa y la lírica rasgada, siempre sobre una base, un pilar, una voz indiscutible e intensa. Ellos son la voz de las personas malditas, de los autores quebrados, de las almas marchitas. ¿Os sorprendo con algo? creo que no.

Cuando un grupo sabe de si mismo que han dado con una fórmula tan especial, con una alquimia que los catapulta fuera de lo estandarizado, marcando estilo, marcando estética, pueden ser adalides de poder reivindicar y marcar su propio legado, su propio sonido, de seguir su particular camino y eso es algo tan complicado como necesario, tan difícilmente como lo que Sober vuelven a marcar negro sobre blanco, susurrando al oido que, sí, Sober están de vuelta, si es que alguna vez se fueron, y siguen siendo… Sober, su nombre; no les hace falta más.

Si este es tu primer disco de Sober, si a pesar del calor de la canícula, tu alma es gris y la escarcha tiene un affaire con tu sensibilidad, si tu visión caleidoscópica siempre busca la introspección y la belleza lírica, buscas la atmósfera encapotada, la belleza del terreno yermo y arrasado, la atracción y la quietud del camposanto, la quietud de la habitación vacía y polvorienta, la afinidad del abandono, este es tu disco, sin duda. Pero si eres fan del grupo no esperes realmente nada nuevo… ¿pero realmente lo quieres?… creo que no.

Este disco muestra a un grupo en una forma envidiable, ya que vuelve a firmar unos temas que serán imprescindibles en su nota de temas en directo, y también se aprecia uno de esos discos rasgados y de sensibilidad rota, pero con un punto de contundencia, muy acordes con la escena global mundial que nos aborda y nos rodea. Te lo dice alguien que ha entrado en bucle con un tema como es “Mascara de Hierro” donde la prosa del tema, y su constante giro armónico me lleva, siempre, a tener la piel de gallina, y a la emoción del melomano que entiende la música como algo inherente, como la representación abstracta del alma, algo que no veras en las religiones, solo en la música y en el ser humano en particular como excipiente animal y diferenciador.

Para poder sacar un disco así ya hay que nombrar al grupo en mayúsculas.

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here