Inicio CRITICAS ZOMBIES SAEDÍN “ENTRE RIOS”

SAEDÍN “ENTRE RIOS”

268
0

Aunque no lo pueda parecer, soy un fiero defensor de la fusion, de la fusión musical como futuro del rock y del metal; Omega, el proyecto de Lagartija Nick y el desaparecido Enrique Morente fue en su momento un revulsivo musical protuberante e inciso, a la par de incomprendido, como también le fue igual a un grupo increíble como fue Night To Die fusionado el Death metal con el flamenco.En el caso que nos ocupa, el grupo Saedín formado en el año 2015, cuando sus componentes Zoraida, Ángela y Juanjo, según ellos mismos nos cuentan “deciden desengrasar sus instrumentos (teclado, voz y guitarra eléctrica) e intentar aunar en un nuevo estilo las influencias musicales que cada uno tenía”. Este estilo no es otro que un metal, de raíces europeas, con un fuerte componente aflamencado reivindicando un legado y una historia de un sonido único dentro del metal y que surge del sur de nuestro de país… ¿os suena?

Pues sí; Saedín transitan unos caminos del metal y el flamenco que tienen a un referente icónico en un grupo cordobés, que no mencionaré, aún muy vigente y que lo dio todo en su momento, y que aún tiene cosas que decir, estableciendo unas directrices, un estilo muy muy marcado y del que es difícil zafarse. Pero hay que ser justos. Las comparaciones son odiosas, y el talento está. Este álbum que nos presentan titulado “Entre Rios” es un trabajo que muestra a unos músicos enamorados de un sonido, de una forma de entender el metal y que en toda su extensión han mimado las melodías, los detalles, y se les nota coraje, trayectoria, no poca técnica y mucha música. Son 9 temas de personalidad incisa y pilar omnímodo en la voz de su vocalista, una voz que no tiene que envidiar a ningún registro folclórico, y que se alza con la potencia de unas composiciones que tiene el filo necesario para el headbanger, con un ojo puesto en las composiciones clásicas.

Esto en si tiene dos prismas o vertientes: o los odias, o los amas. El disco tiene una calidad musical altísima, pero el estilo es tan, tan concreto, que o eres un seguidor firme del flamenco rock clásico y con tientes progresivos dentro de sus armonías trufadas de registros andaluces y del rock andaluz, o directamente es un grupo que no te gustará.

Yo, sinceramente, abandone un poco este estilo que practican Saedín en pos de un estilo musical que aune la pureza de ambos estilos, que me llevara hacia el cante más puro y racial, jondo, si me permite, con la linea más brutal del Black y del Death, que, insisto, creo que es un estilo a desarrollar y del que puede salir cosas muy reseñables. Un avance y un estudio dentro de dos estilos aparentemente opuestos, pero hermanos en su racial visión armónica. Pero hablo de algo complejo y de difícil digestión.

Saedin en este caso y en este disco saben jugar su dominio del estilo, de su talento y firman un disco que saben, conquistara almas afines, exóticas y árabes a la vez que rockeras. El estilo es perfilado, metálico, y con él justo toque de Armonías para ser una apuesta ganadora, y, realmente esta muy bien hecho. Aparte de la voz lírica, preciosa en todo el trabajo, hay un muy buen trabajo de guitarras, y un buen colchón sonoro en la base rítmica… y por supuesto, la fuerte personalidad que le aporta el teclado, elemento del que da su aire oriental y místico al trabajo.

Simplemente a mi se me hace un poco similar a esos grupos que insisten en el power metal, donde ya se ha dado todo, y a pesar de hacer un estilo ya muy recorrido, y a pesar de mostrar un talento tangible, prefieren dar pábulo a su pasión por un estilo concreto musical, en contra de transitar caminos nuevos. Son dos maneras de entender la música, la pasión contra la evolución, y Saedín prefieren hacer algo muy bien hecho y sentirse orgulloso, aunque sea algo predecible.

Saedín anunciaron el trabajo el pasado 28 de septiembre de 2020. La portada es diseño de Fernando Nanderas y presenta fotografía de Carmen Pascual. Ha sido producido por Antonio Ferrara, sobre el que no se puede poner ni un pero al respecto.

Un trabajo que reinara consorte a los reyes omeyas del metal vigente y que llaman a su puerta para ser sus dignos sucesores.

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here