Inicio CRÍTICAS EXPRESS REYLOBO “EL OCTAVO PECADO” DUQUE PRODUCCIONES

REYLOBO “EL OCTAVO PECADO” DUQUE PRODUCCIONES

220
0

En un mundo dominado por modas pasajeras es un placer cuando te llega un trabajo que orbita en un estilo que, aunque nunca pasa de moda, hoy día no esta en boga como es nuestro querido y apreciado heavy metal a través de un grupo como es Reylobo desde Murcia, con su álbum debut “El Octavo Pecado” el cual estarán para promocionando el próximo domingo día 30 de mayo en la Sala Rockville de Madrid.

Las influencias de este grupo según ellos mismos nos presentan son desde el rock progresivo, pasando por baluartes como Saratoga, Avalanch o Mago de Oz. Para mi gusto, el componente sinfónico y un punto progresivo con el prisma sonoro que los acercan mas a unos Avalanch o unos Warcry que a la caña burra de unos Saratoga y mucho menos a unos Mago de los que sinceramente no veo ninguna similitud..

Las bases musicales tienen unos contornos muy definidos: buena línea vocal de Nacho Fernandez, como pilar sustantivo del grupo, muy arropado en todo momento por la parte de los teclados, al que se le incide un trabajo rítmico muy contrastado, y en un plano mas coral el trabajo de las guitarras, quizás un poco escondidas en la producción en pos de un protagonismo mas tangible de las otras partes del grupo, por ejemplo en la línea lirica, pero indiscutiblemente presentes en los temas y con una buena sensación técnica.

Antes de incidir mas en el trabajo os apuntamos que el grupo nace en el ya lejano año 2019 de la mano de Pedro Gallego, guitarrista y compositor, y de Nacho Fernández, letrista y cantante, para desarrollar este trabajo, un álbum que es conceptual ya que El Octavo Pecado, orbita en torno al concepto de la pregunta ¿Qué hay después de la muerte? un concepto filosófico de amplio calado en el que inciden en los temas. En este trabajo hay que señalar que contaron con Alex Molina a la batería, Miguel Torralba al teclado y Wenceslao Miralles al bajo.

En marzo de 2020 presentaron su proyecto a Alberto Rionda para que tomara el mando de la producción, grabación, mezcla y masterización en sus Estudios Sanctuarium; y en su ejecución han contado con artistas invitados de primer nivel, entre los que destaca el grupo quiere destacar el apoyo de Manuel Ramil (Avalanch, Adventus, Alderaan) en los teclados. En este aspecto, la verdad es que el sonido es totalmente nítido, prístino, todo suena en su sitio y marca el sello de Alberto, solo que a mi me gustan mas sonoridades un tanto mas orgánicas y menos procesadas y calculadas. Esto ya es una cuestión de gustos.

01-Intro: entrada de piano para abrirnos las puertas del disco y ofrecernos un elaborado contorno armónico que da fe de la línea técnica y compositiva del grupo. 

02-Los Olvidados. entramos en un corte de complejidad sonora, mucho ambiente atmosférico en los arreglos y toque sonoro Avalanch. La voz se pone al timón del corte y sale un tema agradable y sonoro, un tema que puede gustar a profanos del estilo.

03- La Jauría Humana: entramos en un corte mas afilado, técnicamente impecable y de nuevo con el encanto de las bases liricas, un especial tono de teclado y las guitarras dando la base metalica que necesita un tema muy adictivo cómo este.

04- Rebelión: la narrativa del disco pìde temas épicos profundos y con un cierto toque solemne, y este corte guarda todos esos atributos. Arreglos, guitarras aéreas, teclados volantes, buena linea ritmica y la voz desgranando la épica metalera.

05 -El Hombre Inquieto: el corte mas maquiavélico, pura esencia Mozart en el metal. Estribillo machacón, cortante y duro como el diamante, este es mi tema favorito.

06- Sidonie: este es el corte introspectivo, la balada rota y de fibra, un corte necesario en la historia, pero que a mi nunca me atraen. No obstante esta muy bien realizado, y el oyente puede sentir la sensibilidad del grupo y la buena línea lírica.

07- La Configuración del Caos: volvemos a la voladura, al metal sin ambages, y este tema es pura adrenalina, donde la base rítmica coge protagonismo absoluto al compás de unas guitarras aquiescentes y labradas al son del trabajo vocal doble.

08- Águilas Blancas: vamos notando que el trabajo se recrudece y busca ese tema épico, quizas un punto en la línea melódica de unos Tierra Santa o unos Zenobia, y este corte es ese en concreto. Lo mejor, su facilidad para engancharte con su armonía y salir tarareando el corte.

09- Dogma: cambiando de nuevo de tercio, y mostrando musculatura sonora y técnica, nos imbuimos en la atmosfera cargada y dolorida de esta otra balada racial que inicia en su ecuador un tour de force eléctrico al mejor estilo Avalanch. Destaco de este tema la buena mixtura de aportes vocales

10- Origen: y si acaso no ha quedado claro que estamos delante de musicos de calado, tenemos este brutal tema instrumental que da un punto mas si cabe a la base épica del disco. Uno de esos temas que es puro sentimiento fílmico.

11- Requiem: cierra el trabajo con una melodía encadenada de base rítmica y voz, cuajando un toque de bajo muy significativo. Me gusta mucho el corte, aunque veo un pelín forzadas las estrofas liricas dentro del tema en algunos momentos, pero tiene un enganche especial.

No es un álbum que sorprenda, pero tiene calidad, gasta buena pasta musical, y muestra un grupo de un gran potencial que puede cuajar muy buenos discos en cuanto salga un carácter distintivo que los aleje de sus influencias.

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here