Inicio CRITICAS ZOMBIES MUTANT «PLEIADES»

MUTANT «PLEIADES»

1177
0

Nos llega a la redacción, probablemente, unos de los discos mas esperados por nosotros, y del que mas expectación había levantado en su presentación.

Se trata de los gallegos Mutant, los antes conocidos como Mutant Squad y su flamante y directo «Pleiades» es su disco de ¿presentación? de esta nueva época a la que accedemos a través de su música.

No puedo decir, a bote pronto, que su sonido sea significativamente distinto; he de decir que no les he seguido como a mi me hubiese gustado, porque todas las ocasiones en las que los he visto en directo, tanto en Caracol, como en el Dimefest, luego no los he terminado de remachar a través de sus anteriores trabajos, pero por lo que he sentido en directo, su fuerza permanece intacta y su sonido es igualmente cortante, pero en este disco la variedad, las atmósferas son su gran baza, su punto fuerte.

Para mi gusto, el sonido thrash, por definirlo de alguna manera, que practican Mutant bebe de Pantera, de C.O.C. en la época de Pepper Keenan, de Down, de Superjoint Ritual, y de otros muchos. No es que estemos delante de algo revolucionario y nuevo, pero esta hecho con clase y buen gusto, y te invita al cabeceo «headbanging» como a sumirte en las armonías que guarda el disco.

La velocidad y el tono salvaje del disco es una constante, un karma ajustado por los riffs cortantes y un sonido contundente y demoledor, en el que la salpimentación del mismo corre a cargo de un inteligente y labrado uso de las melodías adherentes, siempre abrazadas del tono contundente que caracteriza al grupo.

He de ceir que me hubiese gustado tener el disco en formato fisico, ya que la portada es de esas portadas que llaman la atención, muy en la linea de las grandes portadas del metal, y, ademas, por poder apreciar mejor el sonido del disco. El MP3 no es buen formato para sacarle todo el jugo.

Dentro del abigarrado universo que comporta este disco arrancamos con la visceral e hipnótica «Alcione», donde apreciamos ese toque sutil y atmosférico entre las armonías duras y repetitivas en su estribillo, para abrirse a un clímax central que te retiene y te lanza en cuanto la canción vuelve a coger fuerza y reincide en el estribillo duro y martilleante. La fuerza de las líricas las imprime un soberbio trabajo por parte de Pla Vinseiro, también en las labores meritorias de guitarra.

En un bis mas thrash, pero también con su punto atmosférico tenemos el martillo pilón que resulta de la canción «Guerra florida» alternando líricas limpias y sonidos envolventes e incluso cálidos con armonías típicas del thrash mas redundante. Me gusta este tema por su arquitectura imprevisible, por su toque lounge e incluso sureño, que denota buenas ideas compositivas y una ejecución pasmosa.

Obsidian es un tema recio de buen thrash metal en el que se le añade un juego en las líricas muy interesante que da un prisma distinto al fuerte toque salvaje del tema. Es curioso como los temas de thrash se enriquecen de esta forma al incorporarles este tipo de melodías, que siendo prácticamente testimoniales, hacen de un tema predecible y reiterativo, otra cosa totalmente distinta.

Seguimos con «Children of the river», sacando el arranque mas progresivo y atmosférico, incluso me atrevería a decir, fuertemente influenciado por Vangelis y su trabajo en Blade Runner trabajo de Joao Pereira del grupo Sullen. Pero esto es metal, y apartando esta magnifica intro nos sumergimos en un universo de blast beats y estribillos infinitos y un cierto toque lánguido, donde Pla juega con las armonías líricas limpias. Este es un tema tan cambiante como los anteriores, no te deja respiro, y te sabe por momentos a Megadeth como en otros a C.O.C. en cuanto el grupo juega a lo mejor que sabe hacer, que no es otra cosa que coger velocidad y hacer música visceral y salvaje, sin respiro.

«Road to xibalba»: proseguimos con las cargas de profundidad, blast beats endemoniados y sonidos afilados y cortantes, salvajismo impreso, en este tema pensado por y para romper cuantas vértebras se pongan a tiro de su sonido. Sin embargo, estar atentos al climax central del tema, una pequeña joya de sentimiento y sensualidad que sabe y suena al Santana mas rockero, y que te deja pasmado y cariacontecido. Fantástico.

La fiesta no para, y seguimos con «Twelve gods», thrash old school, acelerado, en el que las líricas cobran protagonismo en un dueto en este abrasivo tema: aquí vemos el toque fantástico de las rítmicas que Xalo al bajo y ayudando en las vocales apoyados en el brutal sonido de Caki en la batería construyen en este brutal tema.12191993_10153428719138355_452432266615364332_n

Y no menos brutal es «Nahual» otro tema de recio thrash metal, al que le añaden esa guinda armónica de coros limpios para contrastar la velocidad que se imprime desde los blast beats y el tono salvaje de las líricas. Brutal en todo su perímetro.

«Canvas» cierra el disco de forma distinta, alejándose de lo que teníamos preconcebido, con otra pequeña joya, mas accesible, sin prescindir de la fuerza de sus otros temas, un tema mas cercano, mas grunge, otra pequeña joya que te engancha desde el principio y es la nota altisonante del disco, pero no deja de sonar de puta madre.

Este es un disco muy recomendable, un gran disco que nos traen a músicos con ideas distintas dentro de su genero y que aportan un refrescante, a la par de impactante trabajo, dentro de una escena que tiende a mirarse demasiado el ombligo propio sin avanzar en demasía.

JOSEAN ZOMBIE.

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here