Inicio CRÍTICAS INTERNACIONALES MICHAEL LANDAU “ROCK BOTTOM” Mascot Label

MICHAEL LANDAU “ROCK BOTTOM” Mascot Label

364
0

Se que lo que voy a decir puede ser tomado a la ligera, pero realmente cuando te llega a tus manos un cd de un icono del rock de todos los tiempos, alguien de la talla y elegancia de Michael Landau, realmente te da un cierto vértigo analizar el trabajo de una manera objetiva.

Puede ser, ya que la cultura media de la música en España no llaga mucho mas lejos de operación triunfo o factor nosequé, que no se conozca la figura de este músico, al cual os presento directamente de su biografía. Nacido en los ángeles, Michael Landau es un gourmet musical el cual creció con la música de The Beatles, Jimi Hendrix, Led Zeppelin, Cream y The Band. Solo como detalle de como lleva este hombre su condición musical os diré que su abuelo arregló y tocó instrumentos de viento de madera durante la época del swing con Dorsey Brothers y Benny Goodman.

Michael Landau comenzó a tocar la guitarra a los 11 años, a los 16 años comenzó a tocar en el club de Los Ángeles con una banda de R & B y poco después recorrió la costa oeste con Robben Ford, que incluía a los miembros de la banda Jimmy Haslip y Russell Ferrante.

Ya con la edad de 19 años se unió a Boz Scaggs para una gira mundial y, a la edad de 20 años, comenzó a trabajar como músico de sesión por recomendación de su viejo amigo , nada mas y nada menos que el señor Steve Lukather. Algunas de las sesiones más destacadas de los próximos años incluirán a Pink Floyd, Miles Davis, Joni Mitchell, BB King, James Taylor, Ray Charles y Rod Stewart. Hay una amplia discografía de sesión completa en “Allmusic.com” con más de 700 registros y bandas sonoras, siendo el preámbulo de una carrera fructífera que nos traslada a este “Rock Bottom”.

Esta claro que hay dos factores intensos en la mediación melódica de este trabajo. Una el amor por el jazz, un jazz eléctrico, pero no menos presente en la duración del trabajo. Tampoco podemos obviar el intenso carácter del rock de los años setenta, e incluso mas de un guiño psicodélico y algunas notas de blues, (salvo en el corte “We All Feel The Same”, un corte de blues rock con guiños de la música propia tex mex)aunque no predomina como viene siendo habitual en muchas figuras del rock.

Sin embargo, y a pesar de su atmósfera, de su tempo particular de deje onírico, este disco suena natural y vigente. Es reseñable el buen trabajo que el músico realiza en las voces, utilizando técnicas de susurro que ya impostaron gente como Mark Knofler o el propio Dylan, posando un articulado lírico que en todo momento envuelve al oyente.

Y claro, la elegancia manifiesta del maestro recala en una guitarra que no duda en traspasar fronteras, edificando una sonoridad tangente, elegante y sinuosa. Es difícil no dejarse llevar por la elegancia y los guiños que Michael pone en cada traste. La gran baza de este disco, es su fuerza, su prisma musical heterogéneo haciendo bueno el concepto de música sin fronteras, firmando diez temas coherentes entre si, llenos de detalles, pero profundamente distintos en concepto, gracias a una fina composición.

Iniciando el camino de baldosas reviradas que sintetizan el espíritu del disco, nos encontramos con “Squirrels” un guiño que podría ejemplificar a figuras como Pat Metheny dentro del jazz, siempre bajo el prisma del firmante del disco, mostrando una serena confianza en el pilar que resulta de su guitarra bien maridada a la parte ritmica sobresaliente y el uso mesurado, pero muy presente del órgano. A continuación tenemos un corte como “Bad Friend”, el segundo tema es un giro hacia el hard rock mas sorprendente, un tema salvaje que bebe de influencias como Neil Young, incluso me atrevería a compararlo con grupos de neta actualidad dentro del rock.

Me encanta el tono salvaje de hard rock de “We’re All Right”, nota de fuerza electrizante como bisagra entre caras, y que nos deposita en la mesurada y melancólica “One Tear Away”, volviendo a conceptos cruzados entre el rock de los setenta y el jazz.. simplemente preciosa y elegante, con una fuerza tremenda del órgano korg y el bajo abriendo para la guitarra de Michael. Netamente actual y con un gran ritmo tenemos “Poor Dear”, un corte que bien podrían haber firmado la gente “Chickenfoot” sin mucho problema y es que es un corte que da muchísima luz al trabajo. Como buen amante del jazz mas puro tenemos “Freedom” un corte intimo, pensado para encoger al oyente en un mar de sentimientos, de texturas y colores, usando simplemente el pentagrama como lienzo. Por cierto, brutal el trabajo de teclado que guarda el tema. Usando un falsete particular tenemos “Heaven In The Alley” un tema curioso ya que tiene raíces blues, pero tampoco deja de mirar ese rock salvaje de los Zeppelin mesurado por melodías aquiescentes a los Beetles incluso algún guiño Bowie… otra gozada virtuosa para gourmets musicales. Cerramos el disco con “Speak Now, Make Your Peace”. Probablemente este sea uno de los temas más oníricos y puros de ese jazz fresado en el hard rock que Landau usa como idioma, también uno de los temas mas difíciles para un oyente amateur.

Estamos delante de un disco que no conoce mas bandera que la música como lenguaje universal, como nexo de unión del ser humano: Michael Landau muestra un formidable compromiso con su carrera a día de hoy.

Josean Zombie.

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here