Inicio CRITICAS ZOMBIES MEGADETH «The Sick, the Dying… and the Dead!»

MEGADETH «The Sick, the Dying… and the Dead!»

131
0

El niño díscolo, el enfant terrible, el gruño absoluto y el redimido ante dios todopoderoso, el genial Dave Mustaine esta de vuelta con nuevo trabajo, un trabajo que a buena fe puedo decir que nos devuelve el personaje y la sustancia del músico tal y como le conocíamos.

Lejos quedan aquellas maravillas como el Youthanasia o el Criptyc Writings donde el compositor dio su mas bello canto del cisne y nos regalo lo mejor de si mismo, y eso es algo innegable. Sin embargo, Mustaine es un músico de raza, y sabe cuando, como y porqué debe tocar según que teclas para sacarse un trabajo, que si bien, ya no tiene la magia de las melodías de los anteriores clásicos, y parafraseándose continuamente, es capaz de sacar un trabajo que no me desagrada en absoluto.

Quizás la rabia, esa rabia que siempre le ha cónsul mido, saberse coceado de un estilo icónico como el thrash metal, la frustración máxima y eterna del que pudo ser y no ser y perder, de nuevo, a su alma gemela, bueno, mas que gemela, aquella alma que lo sustentaba, ha sacado de nuevo al músico mas salvaje, mas intenso y corrosivo que podíamos esperar de el.

Este album muestra a un grupo de alto nivel, técnica y, a pesar de saber que a Dave le queda un hilo de voz, en este disco no veras desfallecer o sentirte abandonado en las líricas. Así con eso, hay quien dice que este es uno de esos álbumes que los devuelven por la puerta grande, pero yo no lo veo tanto así. Es un trabajo muy digno, bien trabajado donde la composición tiene brillo propio y algunos cortes brillantes, puro Megadeth, pero le falta un punto para llegar al brillo de antaño. No obstante llega con esto, después de todo, ya tiene mucho mérito.

1. The Sick, the Dying… and the Dead! entramos al disco con una melodía conspicua y fresca que nos abre a uno de los temas significativos del disco. Un corte fresco, donde las melodías de guitarra te abren las puertas a un sonido que órbita entre el toque clásico thrash melódico de Megadeth con las ideas melódicas mas abiertas. Muy buen corte para abrir el melón aunque la sensación de Deja Vu es intensa, mucho.

2. Life in Hell: y vamos a la parranda, soltamos a los leones, en la base ritmica suprema y nos marcamos un corte que sabe a old school por los cuatro costados, rememorando los headbangings que nos marcamos, por ejemplo con un «Peace Sells»

3. Night Stalkers: y si el otro era duro, pues este saca toda la rabia y la ira en un corte que vuelve a mirar al pasado mas rebelde del músico. Eso si, con un grupo cohorte que mea música y tiene la técnica como dios supremo. Temarraco de puro thrash old school para levantar baldosas del suelo con un detalle final de bajo que me encanta.

4. Dogs of Chernobyl: imaginando que al bueno de Dave todavía le ponen de mala leche ciertas injusticias del mundo, nos imbuimos en este corte que arranca con una bella composición y una voz en off que te pone en un escenario dantesco y roto como es la actual Ukrania para que el grupo explote al renglón seguido y nos de un corte mas cadente y épico, con un punto atmosférico. De nuevo nos vemos en un tema bien estructurado, con ideas, y con el sello propio, pero que acusa muchísimo un Deja Vu que lo remite a cortes pretéritos. Sin embargo, no es mal tema en absoluto.

5. Sacrifice: volvemos a la fiesta. Corte donde la diferencia la marca el estribillo, un estribillo espectacular y una visión rítmica que, a pesar de todo, vuelve a caer de nuevo en el Deja Vu de tiempos pretéritos. Sin embargo, es difícil no dejarte llevar por la melodía y el trabajo vocal subyugante que marca aquí Dave Mustaine.

6. Junkie: seguimos en este tema tirando de las estructuras conocidas, recursos sabidos, iniciativas nulas y cuentos de antaño. Sin embargo, curiosamente, funcionan, y sin sacar nada apoteósico, tenemos un corte old school que funciona y te lleva por el camino que el grupo te pone para el disfrute.

7. Psychopathy: interludio de toque rítmico y un punto étnico para dejar fluir a unas guitarras afiladas y una voz en off que nos abre al siguiente corte.

8. Killing Time: que es este y bien podría haber sido él mismo. Sigo apreciando que el músico sabe la formula bien, y los músicos saben que teclas tocar, pero este tema me sabe a ya oido infinitas veces.

9. Soldier On!: es curioso como la entrada de este corte te supone un guiño fresco, pero en cuanto el corte se dirime nos encontramos de nuevo esa estructura de estribillo prototípico thrash marca de la casa. Sin embargo, en este corte, si aprecio una visión melódica mas abierta, una técnica depurada y un toque melódico que se sale un punto de lo establecido. Buen corte.

10. Célebutante: curioso titulo con tilde y todo. También es un corte de molto allegro vivace, corte para desmelenarte, y disfrutar simplemente. Buena linea armónica y la base vocal, que a la que le hubieran dado un toque más pausado al estribillo, bien podría ser un tema de los Motley Crüe, salvando las diferencias. Me gusta cuando el grupo se sale de la zona de confort y busca otros pastos y se sacan temas como este que me dicen que a estos músicos aun les correr la adrenalina por las venas.

11. Mission to Mars: y aquí tenemos a otra de las joyas de este disco, este corte marciano, donde el grupo parece iniciar el corte al mejor loor de unos Insomnium, le dan ese aura espacial y vuelven a irse por los caminos que marcan esos cortes de Megadeth que te absorbían, te agarraban, te zarandeaban y se volvían adictivos absolutamente. Y ese es, curiosamente, este corte en el que desearas ser astronauta. Quizás sea hora de que este grupo deje definitivamente el thrash y busque en el metal y el hard rock las inspiraciones para sacar sus mejores cortes.

12. We’ll Be Back: eso sí, no hay que olvidar que este monstruo estuvo implicado en uno de los mejores álbumes de thrash de la historia, el mítico «Kill’em All» y de nuevo aquel mítico «Megadeth» o el no menos mítico «Killing Is My Business» y este corte es una declaración de intenciones que solo busca sacarte las tripas y romperte el pescuezo. Brutal por los cuatro costados.

13. Police Truck (Dead Kennedys cover): llegamos a la zona de las covers, versiones en castellano con esta de los Dead Kennedys, que les queda bastante respondona y simpática sin más.

14. This Planet’s on Fire (Burn in Hell) (Sammy Hagar cover) y esta en concreto, me ha encantado, ya que para mí uno de los topes del rock es Sammy Hagar que entiendo colabora en el corte junto a las líricas de Dave, que paradójicamente lo hace muy bien. Un corte pasado por la turbomix del grupo que funciona muy bien y te pide más oídas.

Esta claro que quien tuvo retuvo. Y que estamos delante de un disco muy digno, que aún nos trae momentos épicos, pero que sinceramente, tiene el intenso defecto de parafrasearse, revisitarse, buscarse en el pasado del grupo, cuando lo que habría que hacer es mirar hacia adelante. Y hay algunos cortes que miran en esa dirección, pero hay otros que, simplemente, me sobran por ya conocidos. NO es el gran disco de Megadeth, pero no esta nada mal.

7/10

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here