Inicio CRÍTICAS INTERNACIONALES IRDORATH “THE FINAL SIN” ART GATES RECORDS

IRDORATH “THE FINAL SIN” ART GATES RECORDS

359
0

Irdorath es un grupo austriaco que nos llega de la mano de los chicos de Art Gates Records y que su génesis estriba en las postrimerías del año 2005 por su vocalista y guitartista Markus. Sobre su génesis os podemos circunscribir al primer trabajo del grupo, una demo titulada”Erwachen” que seguiría de un primer álbum de titulo “Götterdämmerung”.

Sobre este trabajo, el quinto del álbum titulado “The Final Sin”, nos encontramos un solido trabajo de Thrash metal, con no pocos guiños de Black metal, sobre el cual se firma un disco que no es la quintaesencia de la originalidad, pero si da un buen rato en su escucha, y muestra una calidad rodada en su desarrollo, sin duda perfilada por los anteriores trabajos del grupo.

Sin duad hay muchos prismas en el sonido del grupo para sacar detalles, desde la preponderancia de la base rítmica, destellos de grupos como Behemoth, en su fase más enérgica y acelerada, no tanto en la melódica, y un buen legado sonoro en su linea de guitarra, quizás su punto más sobresaliente, el equilibrio melódico que el grupo plasma en una linea lírica netamente brutal, con no pocos registros, y, como ya he dicho, la base rítmica, una base rítmica que orboita todo el disco, y que curiosamente, tiene no pocos trazos o equivalencias a grupos como Children Of Bodom.

Sobre el poso lírico, es inevitablemente e inequívoco, anexo a los estándares del metal extremo, pero a mí particularmente, y salvo que entre en temáticas concretas, algo que no me llama en exceso la atención ni reseño. Simplemente destaco el buen poso del trabajo del vocalista Markus, y el excelente muro sonoro que practica el grupo en los temas, como podemos ver y apreciar en “Debatized” un corte afilado, con su aporte melódico intensamente brutal, pero con el equilibrio melódico justo para poder acceder a una etiqueta de Death-Black melódico. La entrada al disco la tenemos en la meliflua, mística, y muy imbuida por sonidos Behemoth en “Chains Of Virtue”, que a pesar de la sombra marcada de la influencia, no le resta calidad y da muestra de un buen tono del grupo en el aspecto compositivo, siendo un tema que funciona muy bien y engancha al oyente.

Nos acercamos a el siguiente corte que es “Redeemer Of The Herethics” es un corte de mesura entre el thrash mas urticante y abrasivo y el death, gracias, de nuevo a la base rítmica, sin duda lo mejor del disco y del grupo, y esa linea melódica de guitarra que da el contrapunto perfecto.

Marcamos el paso del disco con el siguiente corte “Divine Delusion”, el tema que nos acomete en este momento, tiene el encargo de ser el tema que de el ecuador, el impás melódico, a lo Dark Tranquility y que da un especial tono al trabajo, dotándole de la necesaria linea heterogénea necesaria para no ser un trabajo estrictamente monolítico. Amen a esto el grupo sabe dar el toque y el sabor al tema de forma que destaca en el trabajo.

Seguimos diseminando el trabajo y toca abrir el tema “Discus Of Enlightenment” el cual vuelve al sonido abrasivo primigenio del grupo, templando las melodías con la atmósfera opresiva y disparatada que necesita un buen tema de alma oscura y corrupta, mostrando al grupo en buena sintonía técnica con sus instrumentos.

Con una entrada magnifica y épica se abre paso “The Antem Of The Final Sin” quizás uno de los termas mas escorados al Death Melódico, muy trabajado en los tempos y jodidamente adictivo y rompe cuellos, gracias a ese cambio preciso y gracias a saber dar esa atmósfera de tensión y energía contenida que estalla en los oídos del oyente. Uno de los temas más destacados del trabajo sin lugar a dudas.

Avanzamos con “The Plague I’am”, un corte muy escorado al thrash mas vitriólico y ácido, otro toque de frescura en el trabajo que da de nuevo la nota correcta para no empalagar al oyente y de nuevo darle un buen rato de headbanging en la vida.

No bajamos la guardia y nos sumergimos en “Shattered Of Worlds”. Nos desplazamos al espectro más black del grupo, afilamos guitarras y damos de nuevo el tono en la parte rítmica. No es un corte que sorprenda o de nada nuevo, pero es solido, esta bien construido, sabe al grupo y da para un buen rato de headbanging.

Cerramos la apostasia con el último corte titulado “When The Last Bell Falls Silent” donde nos encontramos ese deje de nuevo a producciones Behemoth, que sin embargo el grupo da su propio sello y funciona sin más.

No es un disco que pueda decir que me aporte nada nuevo, o me sorprenda, e incluso veo muchas y tangibles similitudes en su sonido, en algunos casos de forma muy concreta. Sin embargo es un trabajo tan correcto, bien realizado, tiene la fuerza necesaria y tiene tantos detalles cuidados en sus melodías, ademas de que tiene su propio carácter, que da como resultado en esos discos que sin ser cabecera de nada se convierten en un recurrente habitual de tu discografía cuando necesitas escuchar algo que te vuele los sesos.

7/10

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here