Inicio CRÍTICAS INTERNACIONALES GHOST “PREQUELLE” Lomavista Recordings

GHOST “PREQUELLE” Lomavista Recordings

410
0

Pues os juro que no iba a hacerlo… ¿a que cuento iba a hacer yo una critica a un grupo como Ghost, si al fin y al cabo habrá cien mil millones de webs que hablaran del disco?

Pues mira tu, la hago por un motivo… yo también quiero dejar mi opinión sobre este disco, y contaros que me tiene hipnotizado…

Lo primero que os digo, este es un disco de rock, si, pero realmente de manera totalmente tangencial, hay casi mas de pop que de rock. Pero esa es su grandeza, su meridiana fuerza; esa genialidad compositiva que firma temas que son puro amor al sonido del pop de los ochenta fusionado, en ocasiones, con el hard rock de manera sublime.

Y ese es el gran lastre del seguidor del rock, su incapacidad de ver cuando un tema es grandioso, sea el genero, sea la etiqueta que sea, como bien saben los propios Ghost, que no dudan en referenciarse en el gran pop de los ochenta.

Y funciona, vaya si funciona… este disco, si te quitas vendas, es un grandísimo disco lleno de singles, lleno de visión musical, lleno de referencias y guiños de ambos mundos, desde los inmensos Blue Oyster Cult, pasando por Michael Jackson, Vangelis, Fleetwood Mac, Van Halen o muchísimos mas elencos.

Entramos en el disco con “Ashes” una introducción que en mi copia apenas se percibe y que me recuerda a la canción de Freddie Krueguer y que nos mete en el single rockero y eslalon de sus anteriores trabajos, la hipnótica “Rats” un temazo de la escuela del grupo en este aspecto mas escorado al hard rock, genial, adictivo y ademas acompañado de un video fulgurante, brutal y lleno de intensidad. Sin embargo, este es un tema que uno sigue el compas del disco, salvo en algunos temas,

El siguiente corte, “Faith” concretamente es otro corte bastante afilado, lleno de fuerza gracias a las guitarras, y con la visión especial del rock de su cantante. Me encanta ese deje entre los Blue Oyster Cult con Merciful Fate del tema, y esa melodía adictiva que lo reúne, pero no deja de ser otro tema poco representativo del desarrollo del trabajo que vendrá a continuación, a pesar de ser soberbio y el mas duro del trabajo.

Aqui ya nos desviamos de la senda que conocemos del grupo como tal y entramos en un corte mas escorado hacia el pop en “See The Light”, intensamente melódico, con un puro apunte de la parte rítmica, para enfatizar la fuerza de la lírica, auténticamente arrebatadora y protagonista junto al clímax central que generan la parte de teclado y guitarra, precioso.

Aqui entramos en un corte que me tiene embobado, el instrumental “Miasma”, un corte que es un crescendo continuo y alambicado con influencias que pasan por Mike Olfield, Vangelis, y el cual en su evolución integra fuerza llegando al éxtasis con un final apoteósico, un guiño-homenaje a la guitarra de Eddie van halen con Michael Jackson en Beat It y un epítome de Saxofon brutal… y sin salirnos de ese rock acaramelado.

Seguimos con otro tema que hace saltar chispas, como es “Dance Macabre”. Incidimos en esa especial sensibilidad el hard rock mas americano y, por que no, pop, mas pop que nunca. Y sí, es adictivo, pegadizo, y te hace rememorar una época que muchos hemos visto reflejados en un entorno como la serie “Stranger Things” reclama.

Aqui el disco para mi gusto pierde un punto su linea, entrando en aspectos varios, buenos, pero distintos, por ejemplo el siguiente tema, “Pro Memoria” comienza como un tema épico típico de banda sonora de un film, el cual se enraíza en un culmen cuyo protagonismo recae sobre todo en el piano y voz. Es un gran corte, compositivamente es soberbio, tiene algún deje de ese hard rock que el grupo hace gala, pero te deja un poco con el paso cambiado.

Sin embargo, en “Witch Image” concretamente este tema es muy curioso, ya que suena totalmente a lo que haría Ennio Morricone si le hubiese dado por hacer hard rock, y lo cierto es que la formula vuelve a dar resultado, y tenemos otro himno que envuelve al oyente sin dejarlo, abrazándolo de forma intima pero afilada. Genialidad, tras genialidad.

El siguiente corte “Helvetesfonter”, también creo que rompe un poco la dinámica del disco, de facto parece una versión apócrifa de la banda sonora de Strangers Things con un aliño Folk… interesante, pero realmente aporta poco a lo ya visto y le da un contraste que al disco no le hace falta ni le pega. No obstante sigue siendo un gran corte compositivamente hablando, y la visión musical del mismo es infinita. Practicante concatenado tenemos la preciosa “Life Eternal” una balada intensa y llena de sensibilidad, muy del grupo gracias al aporte fantástico del órgano y la voz lírica intachable.

Cerramos este trabajo con dos temas que a mi modo de ver, sobran, aunque he de reconocer que están muy bien logrados; uno es la versión del hit ochentero “It’s A Sin” de los Pet Shop Boys, tan versionado, y concretamente, tan sumamente parecido al original y logrado, que no me dice prácticamente nada por lo reiterativo del tema. Y luego el siguiente tema que sigue es el de Leonard Cohen y su tema fetiche “Avalanche” que sin duda no pega en absoluto ni con el grupo ni con el espíritu del hard rock que reivindica el grupo… pero insisto, esta muy bien hecho, y la voz lírica parece realmente la del genio.

Hay que tener mucha música, tener mucha fuerza compositiva, tener un especial amor por un estilo y una época, y ser un jodido genio para firmar un álbum que es oscuro, que es visionario, que es nostálgico y ser convincente a día de hoy. Todo eso y mas lo tenemos en este trabajo genial.

No te los pierdas, si puedes en el Resu de este año.

9/10

Josean Zombie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here