Inicio CRITICAS ZOMBIES Andre Matos “The turn of the lights”

Andre Matos “The turn of the lights”

224
0

Gracias a Top Artist Promotion nos llega a la redacción del zombie war, el último disco de Andre Matos, que para todos aquellos que no lo sepan es el vocalista de bandas como VIPER, ANGRA Y SHAAMAN, y nos presenta este disco en solitario, “the turn of the lights” a través de ear music. La musica que podeis encontrar sigue la linea que podriamos encontrar en discos de Angra, o unos Helloween en su etapa Kiske-melódica, o mas cercanos a unos Stratovarius, y ese precisamente es la grandeza de su album, y a su vez su mas pesado lastre.
Comienza el disco con un trallazo titulado “,liberty” muy pegadizo y heavy, donde predomina la melodia en la cadencia del tema, muy bien guiado por la voz de matos, un tema de single sin duda, que sabe sacar los estribillos mas heavys de las melodías, del tema, con un riff de guitarra muy bien ejecutado.
En el segundo tema “course of life” comienza el tema al mas puro sentimiento Helloween, ultra rapido, pero frenando en el transcurso del mismo con las melodias de piano, intentando sacar un medio tiempo de una canción que pide a gritos seguir con la rapidez del comienzo, ya que tiene un conjunto melodico mas acorde al estribillo de canción rapida. No obstante la velocidad se recupera a posteriori, luciendo el tema mejor.
El tercer tema, es el que da titulo al disco, con un comienzo mas técnico y oscuro menos rapido, con una tesitura vocal de Matos mas rasgada, y con una guitarra menos acusada, mas acoplada al teclado. Un tema profundo y atractivo, mas personal, heavy sin ambages.
“Gaza” es el tema 4º, una balada en donde la voz de Matos es acariciada por el piano, para su lucimiento, para sacar el sentimiento del oyente, un tema sin duda de balada, y que imagino, dedicado a aquellas personas que sufren y mueren en Gaza.
“Stop” es un tema mucho mas alegre, mas vital, y sobre todo suena a esperanza, es el tema de todo disco de metal que te hace elevar, y sonreir. No es tan rapido, como los primeros, pero tiene una tesitura mas rockera, sin apreciar el teclado en ningun momento, y te pone las pilas.
“On your own” comienza con una potente entrada acústica de batería, con una guitarra de tendencia groovy, para seguir con un tema mas íntimo, pero sin llegar a la balada, con un sonido de teclado, mas perceptible, pero sin ahogar el tema. Aquí también matos juega con los sentimientos del tema, ajustando su voz a los distintos cambios del tema, dando un tema también profundo y de tinte íntimo, como ya he dicho.
“Unreplaceable.” retoma la senda del tema cañero, con unos agudos de Matos de quitar el hipo, y una guitarra contundente, pero sin perder de vista la melodía vocal al paso del mismo. Sin duda un estribillo de guitarra muy elaborado, que juega con los impases del tema, adaptándolos a su ser. También encontramos el interludio intimo, para después salir de nuevo toda la energía, en un estallido de sonido.
“Oversoul” es un tema muy veloz en su contexto, comandado por una guitarra galopante, que se va a prolongar a lo largo del tema, y que me recuerda muchísimo a temas como el Keeper de los helloween, en su estructura, no en si el tema. Aqui Matos acopla su voz, a la filigrana de la guitarra, sin destacar en principio en los agudos que hemos encontrado anteriormente. Aun asi encontramos el interludio de piano, en la parte media del tema, que le quita mucha densidad al tema bajo mi opinión.
“White summit” comienza con una entrada mas mística y acompasada dando lugar a un tema epico en cuanto a contexto, con una guitarra mas salvaje, también es un tema mas oscuro, aqui si se aprecia mas el piano, con una batería mas comedida, pero contundente. También la linea de bajo es mas acusada, y a su vez es un tema de tinte mas personal.
“light years” comienza con un solo de guitarra épico, y sigue la senda cañera helloweeniana, resultando un tema rápido y alegre, sin llegar a la velocidad extrema, de otros temas que hemos comentado mas atrás. En particular la guitarra me recuerda a un Brian May desenfadado y rápido al compás de una batería trepidante.
“Sometimes” es otra balada clásica, pura y dura de piano y arreglos sinfónicos de orquesta, intima, y particular, para un Andre Matos, particularmente aterciopelado.
“Fake plastic trees”: es el bonus del disco, un tema de comienzo acústico, que enlaza perfectamente con el tema anterior, y que poco a poco despliega la percusión y los arreglos orquestales, para dar paso a las guitarras eléctricas in crescendo, pero para dar también un tema intimo, y acogedor.

Un álbum que sin duda gustara a los seguidores de Angra, Helloween Y Stratovarius, quizás un tanto irregular en la proposición del disco, en la alternancia de temas contundentes, con los mas íntimos, pero que sin duda gustara a sus acérrimos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here