COMO HACER LA MEJOR CANCIÓN DEL MUNDO.

0
174

… y ya puestos de que me meto en este patatal, analizaremos la cuadratura del circulo o el hombre de vitrubio, ya que a buen seguro, llegaremos a una conclusión meridiana en cuanto termine el articulo.

Ahí es nada, la mejor canción del mundo, como si no hubiese condicionantes, o no hubiese puntos en los que directamente sea motivo de disputa en las opiniones. Sin embargo todos estaremos de acuerdo en que, si escuchas un rato, y por salud mental, solo un rato, emisoras de radio convencionales, siempre hay algunos temas que son recurrentes, que son imprescindibles. Hablo del “Another brick in the wall”, o el “Money” de los mismos “Pink Floyd”, del “Bohemian Rapsody” de Queen, del “Here go again” de Whitesnake, eso solo en el ámbito del rock, ya no entrare en otros estilos o ámbitos.

Para empezar a cocinar la canción de las canciones ya tenemos una de sus piedras filosofales para todo músico, el encontrar el santo grial de la melodía perfecta, esa melodía que suene donde suene, se te clave en el cerebelo de tal forma que no seas capaz de dejar de tatarearla, de tal modo o forma que seas incapaz de quitártela de ninguna forma. Analicemos un tema icónico, por ejemplo, de Black Sabbath, “Paranoid”, un tema que estructuralmente es sencillo, pero tiene forma y melodía pegadiza. Esta claro que tampoco hay que ser un virtuoso en las voces, todos sabemos que Ozzy es la antítesis del gran vocalista, de facto, no canta prácticamente nada, no tiene registros, pero es puro carisma, y cuando la tecnología o el día se lo permitía, conseguía sacar algo lo suficientemente bueno como para ser considerado como potable para ser referencia mundial, lo cual es decir mucho.

En ese sentido, Roger Waters, o si me apuras Marc Knopler incluso Bob Dylan no tienen registros vocales que los encumbren al estrellato de los grandes vocalistas…. lo de Freddie Mercury simplemente era de otro planeta…. pero sabían donde estaban sus limitaciones y sabían como jugar con ellas y hasta donde poder llegar.

Sin embargo, grandes artistas han sabido canalizar sus virtudes en pos de algo que es referente en todos y cada uno de ellos, y que creo que es la llave de como conseguir el mejor tema jamas grabado jamas. Para eso el tema necesita tener un aspecto que pocos quizás reconozcan, o conozcan simplemente, y es ser o tener alquimia y una fuerte polaridad direccional, es decir, que tenga la capacidad de transformación de un tema que sea capaz de pasar por cualquier estilo sin que se resienta su capacidad armónica, como vimos en la versión de “Guano Apes” del tema del grupo mítico, Alphaville y su no menos clásico “Live In Japan”, o nuestros Teksuo y la versión de Rihana “Diamons”.

En estas épocas, la radio era, simplemente imprescindible para que tu tema llegase a cuanta mas gente fuese posible, y de paso, se compraran el single para oirlo ad-nauseam.

Solo hay que recordar el momento regreso al futuro cuando se escucha el “Mr Sandman” de Pat Ballard en el año 54, y como esa melodía no es fácil de quitártela de la cabeza: melodía, pegadiza y puesta en la radio infinitas veces…. sin embargo, aún hoy, y después de escucharla mil veces, no satura. Hoy la radio se ha permutado en algo indefinido, gobernado por un lobby que busca el hit single perfecto que llegue al público rápido y de paso le llene los bolsillos, singles que en el mejor de los casos nadie recordara el dia de mañana, pero habrán cumplido lo que busca la industria, llenarse los bolsillos. Música basura de uso rápido.¿Habría posibilidad para el “Mr Sandman” hoy día?

Por supuesto: internet es el Can Cerbero en el que entrar a los círculos del infierno de Dante, y si tienes su complacencia, tienes las puertas abiertas. Eso es exactamente lo que les pasó a Artic Monkeys, grupo de referencia indie, que consiguió lograr llegar al público al margen de la industria. No podemos, no obstante, caer en la pura simplicidad, o en la canción única del verano, que todo kiski recuerde y al año siguiente olvide, como le ocurrió a un artista poco comprendido y rompedor de las listas… ¿alguien se acuerda del Koala?… pues tenia un álbum muy carismático y lleno de buenos temas, pero la gente no le tomo en serio.

Vamos resumiendo: tenemos en la cocción, a saber, melodía, no una cualquiera, tiene que ser LA MELODÍA, esa que se pegue y no se quite, y que sea accesible en cuantos mas estilos mejor. Como no, imaginación para enriquecer la melodía sin complicarla en exceso, apoyo de la radio y/o internet, aunque no necesariamente sea imprescindible ambas cosas juntas, si lo son por separado. Ser inteligente al usar tus armas, por limitadas que sean, no es imprescindible que seas un gurú de tu instrumento…. de echo, si vas de sobrado puedes llegar a ser músico de culto, pero aburrirás a las ovejas.

Nos queda la imagen… claro, es un buen punto, sin duda: quien no ha tenido en su cuarto fotos de vocalistas de culto, femeninos o masculinos…. pero Roger Waters es mas feo que un pie, y si le ves no lo relacionas con su tema emblemático, “The Wall” ese hit que tanto suena hoy día y sonó en su momento, por lo que es un punto que directamente lo puedes desechar en parte.

De facto, hay grupos, o solistas que dan mas importancia a la imagen y al disco en si… y si, tienes un estupendo digipack, con unas ilustraciones que dan ganas de enmarcar, pero no es suficiente si luego al terminar el disco, le pides al oyente si es capaz de tararear algo y no es capaz. Y ese es, realmente, el centro de todo esto.

Y así queridos míos, os he puesto las pautas sencillas y concretas para que logréis el estrellato y de paso, ayudéis con vuestra riqueza a este pobre redactor… lo de hablar de grupos que solo logran un hit single en su vida y viven bajo su sombra, casi que lo dejamos para otra semana.

Josean Zombie.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here