CARROÑA “LA QUÍMICA DEL CaOs”-Rock Estatal Records

0
208

No sabia muy bien que me iba a encontrar en un disco de un grupo como Carroña, del que me confieso no conocía mas que el nombre y eso que somos prácticamente del mismo barrio, y salvando mis prejuicios iniciales que me decían en mi fuero interior de otro grupo de punk rock al son de grupos como Vomito o Eskorbuto, me doy de bruces con un disco caleidoscopio, con fuerza en el punk rock y un pie firme en el poemario de las mejores rimas del hip hop en las líricas y su poesía urbana. Esta claro, nunca juzgues un libro por sus tapas, o por su titulo.

Ya de entrada, la presentación de “La Química Del Caos” es una delicia, presentado como un sobre de cartón al mas puro estilo de la brigada político social de la antigua policía para tener controlado a los elementos sociales indeseables, dentro del mismo estilo tenemos un cuidado libreto, con unas deliciosas ilustraciones que ya de por si, hacen que este disco sea mas que recomendable.

Entrando en el disco propiamente tenemos a un grupo de fresca visión que no duda en imbuirse en los estilos que mejor le sienten al tema en cuestión, oscilando siempre en un rock urbano heredero de grupos como Marea, o también Sinkope, pero que no hacen feos al buen hip hop en sus líricas, teniendo presente que estamos realmente en un disco de punk-rock. Un crisol variopinto, en lo musical, que resulta en un disco variado, y a pesar de las perspectivas musicales, equilibrado y fresco.

En el disco entramos por el portal que resulta de “Hay que morir primero” con los compases de un corazón latiendo al compas, y valga la redundancia de un tema en el que la produccion a mimetizado el sonido crujiente de los instrumentos y probamos el buen maridaje del hip hop en las líricas con el tono crujiente del tema. Un tema que te podria recordar a los Def, si no fuera por que Carroña le hecha en el tema mas huevos y rabia. Seguimos en un corte mas punk en “Mariposas Kamikazes” que tiene un estribillo mas alejado del hip hop, sin tener alguna traza del mismo en las líricas, que es pura vida, adictivo como pocos. Un tema muy destacable dentro del álbum.

Seguimos el disco con “Mano a mano”, comienzan con líricas hop, que luego se alternaran, sobre una base de guitarra y armonía del bajo, que se viene arriba en cuanto cambian las voces alternas, para dar un corte que es pura energía y rock & roll, con el climáx en el riff central, un riff correcto que se empaca bien en el corte.

Bajamos el pistón en “Que no me entero” un tema pausado y levemente acústico, que en su progresión se va electrizando en un crescendo continuo, sin perder armonía, mostrando una cara compositiva incisa. Lo mejor, el buen maridaje, de nuevo, de la poesía urbana  de las líricas con las armonías de guitarra y rítmicas. Un tema que busca revolver al oyente y buscar su respuesta.

“El arte del perdón” es un corte que en su inicio me sabe a grupos como “La Fuga”y Sinkope: hay una visión distinta en las líricas, que se erigen en el protagonista del tema y un estribillo continuo y circular. Hay un buen tono en las letras, pero el corte en si no destaca como los anteriores, aun siendo un tema que se te queda bien.

De manera silente y rasgada nos imbuimos en “El Piorno” entrando en la melodía mesurada y rasgada que hace flotar la voz del vocalista, mientras hace aparición el rasgueo de guitarra. Buena melodía de bajo, como contrapunto solido, para una canción que tiene sabor a los Extremoduro mas salvajes, salvo por el fantástico maridaje del rap de Dani que erige y levanta el tema de forma espectacular.

Viramos los horizontes en “No somos de seguir las normas” entrando en un rap crudo y afilado en una base de melódica de bajo y un tono de guitarra volátil, que se alterna con la fuerza del rock mas visceral y crudo. Un tema que al grupo, sencillamente, le ha quedado espectacular en cuanto le mete la complejidad adecuada a las armonías.

¡No! titulo contundente y monolítico para este corte, que ya desde su primer compas se adentra en un rock crudo y crudo, con una textura salvaje y punk alterno en las líricas brutales de este corte.

Faust n roll: Como tema de homenaje al rock de siempre, este corte es un alegato reivindicando nuestro legado musical, una oda que pasa desde Rosendo hasta Asfalto, Platero y con el estribillo mítico de los Leño, “Es solo una canción y me siento mejor”. Aquí el grupo sintetiza lo que mejor sabe hacer, rock crudo con melodía adherente con u compas central rapeado que queda de lujo. Un gran tema, sin duda.

“Amor y asco en carabanchel”: mas rock directo y sin fisuras, con esa particular visión de las líricas cambiantes entre el rock y el hip-hop. No es el tema que mas me haya seducido del disco, quizás por su estructura ya transitada en las melodías, pero no le falta fuerza.

“Un vago rumor…”: mirando bien el reproductor para no pensar que hemos pasado a una sintonía de Kiss FM entramos en una canción de base intima y de arreglos melódicos, para enfatizar un rap dramático y rasgado. Un pequeño regalo para los oídos mas eclécticos.

También con un alma acústica y una cierta base sinfónica nos adentramos en el último corte, “Suenan los disparos” mostrándonos el alma intima del grupo, y mostrando esa especial sensibilidad en la prosa poética que trufa los temas del grupo.

Un álbum que, lo reconozco, me ha sorprendido gratamente en algunos temas, ya que nunca he sido muy fan de los experimentos Rap con Metal, pero el grupo consigue un equilibrio muy bueno en este aspecto firmando unos temas muy notables, y en general todos los temas son bastante adictivos y frescos. Un disco muy recomendable y valiente y que promete en un futuro darnos una evolución musical que se agradece en un entorno musical un tanto estático.

Josean Zombie.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here